Imagen: Patricia Ramírez y Ángel Cruz, los padres de Gabriel/ Europa Press.

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. Los padres del pequeño Gabriel, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, desaparecido hace justamente un año en Las Hortichuelas (Níjar), han pedido este miércoles que se aplique la pena máxima a Ana Julia Quezada cuando sea juzgada por la Audiencia Provincial de Almería.

En una comparecencia ante los medios de comunicación, han reprochado a Ana Julia Quezada que no haya mostrado el más mínimo arrepentimiento por la muerte de Gabriel Cruz y la ocultación del cadáver durante casi dos semanas.

Siendo incapaces de ocultar su dolor y agradeciendo la solidaridad de la gente, Ángel Cruz ha desvelado que aún a día de hoy sigue luchando con el sentimiento de culpabilidad, pero cuenta con el apoyo psicológico suficiente como para seguir adelante.

Ha añadido que jamás pudo pasar por su cabeza la idea de queconvivía con una asesina confesa. “Yo podía haber sido el siguiente”, ha remarcado en una de las salas del Hotel Catedral.

Asimismo, Patricia Ramírez no ha podido incorporarse a su labor profesional en el Área de Deportes de la Diputación Provincial de Almería ni ha podido regresar a la casa en la que compartió su vida con su hijo hasta finales de febrero del año pasado.

Los padres de Gabriel, están a favor de la prisión permanente revisable para Ana Julia Quezada ya que así lo pedirá su abogado, y además consideran que aún no es el momento de compartir escenarios públicos con las plataformas de las que forman parte, entre otros, los padres de las desaparecidas Diana Quer y Mari Luz Cortés.

En su comparecencia tanto Ángel Cruz como Patricia Ramírez han pedido a todos que se respete escrupulosamente el proceso judicial en marcha para que dentro de unos meses haya un juicio realmente justo sobre la desaparición y muerte de su hijo.