Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. Ha fallecido Jose María Pindado, el trasplantado de corazón más antiguo de España. Fue un 16 de octubre cuando José María Pindado recibió su segundo cumpleaños, el que le prolongó 35 años más su vida. Ahora su corazón se ha apagado y Chema se ha ido con él.

El vallisoletano de Medina del Campo que hubiera cumplido 76 años este abril de 2019 y que esperamos que haya sabido aprovechar su existencia llena de amigos y familia muy cercana, ha querido devolver generosidad con generosidad y ha donado su cuerpo a la Facultad de Medicina, según indican sus allegados.

Su vida ha estado marcada por esta entrega, por el agradecimiento y el saber valorar aquel corazón de tan solo 21 años y de una mujer.

Fue presidente de la Asociación de Trasplantados del Corazón de Valladolid con el objetivo de impulsar la donación y de promover el conocimiento y desarrollo de los injertos, lo cual logró.

Fue el séptimo trasplante realizado en España y era el más veterano del país, y su intervención fue la primera ‘cuerpo a cuerpo’ realizada en España.

El órgano no fue extraído en otro lugar y transportado como ocurre ahora, sino que su joven donante falleció en la Clínica Universitaria, a escasos cien metros del Hospital de Navarra donde fue intervenido él. A menudo afirmaba que al ser trasplantado los médicos tan solo le hablaban inicialmente de un año y luego de cinco, como máximo. «Era como tener la espada de Damocles encima; pero aprendí a vivir con ello y lo viví con ilusión. Siempre pensé que iba a durar mucho. Mi mujer mientras dormía a veces comprobaba que seguía latiendo. Después dejamos de mirar las fechas y vivimos con normalidad», explicaba José María Pindado.

El nuevo corazón le dejó disfrutar de cuatro hijos y de varios nietos y de muchos amigos y compañeros de asociación.