Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La Justicia de Dubai ha adoptado una decisión histórica: aceptar la custodia compartida en un proceso de divorcio. Esta sentencia, sin precedentes en el mundo islámico, ha sido posible gracias a la lucha para estar con sus hijos de un español: Borja Brañanova. Este asturiano de 45 años, ingeniero de minas, lleva quince viviendo en el emirato árabe. Allí se casó en 2013 con una sudafricana, relación de la que nacieron dos pequeños.

Tres años después ella presentaba una demanda para disolver el matrimonio y ahí empezaba un largo litigio que, pese al paso alcanzado, aún no ha finalizado: la expareja de Brañanova ha interpuesto un recurso en el tribunal de casación. En primera instancia el caso recayó en una corte de la Sharia o ley islámica, que concedió la custodia absoluta a la madre.

En base a esta, el hombre se hace responsable de las cargas familiares y la mujer se ocupa de los hijos de forma exclusiva, hasta los once años si son chicos y hasta los trece con las chicas. La sentencia hubiese implicado que este español solo habría visto a sus hijos tres horas a la semana, los viernes, y en un centro de visitas.