Javier Collado

Dobuss

Un cine en Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, abrió este domingo sus puertas a unos 180 perros de todas las razas y tamaños para asistir con sus dueños la película A Dog’s Way Home. La sala del cine, con 250 butacas, se llenó por completo, aunque antes hubo que adaptarla con fundas y alfombras para recibir a las decenas de animales, que estuvieron además controlados por monitores y adiestradores profesionales durante la sesión.

No faltó agua ni comida para los 180 canes que abarrotaron por completo la sala del centro comercial Frei Caneca, situado en una de las calles más concurridas de la capital paulista, con la intención de conocer la aventura de uno de los suyos.

La cinta, del director estadounidense Charles Martin Smith, está basada en el libro homónimo y cuenta la historia de una perra que recorre más de 600 kilómetros en busca de su dueño, un estudiante que quiere hacer medicina.