Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. S.M. El Rey Felipe recibió en el día de ayer el premio de la “World Peace and Liberty Award” (Premio Mundial a la Paz y la Libertad), como reconocimiento al papel fundamental de la Monarquía Parlamentaria española, por su inquebrantable compromiso con el Estado de Derecho, en la sesión de clausura del XXVI Edición del Congreso Mundial de Derecho de la “World Jurist Associations”, bajo el lema “Democracia, Constitución y Libertad”, como muestra de apoyo a la democracia constitucional española, que se celebró los días 19 y 20 de febrero en el Teatro Real de Madrid.

En tiempos muy convulsos por la problemática nacionalista catalana, el respaldo y apoyo explícito de la comunidad de juristas mundiales, ha supuesto un refuerzo de la posición de España en cuanto a garantías jurídicas y marco democrático, teniendo especial importancia intervención del Rey Felipe en el discurso de clausura.

En su intervención, Don Felipe destacó «Quiero entender que, aunque referido a mi persona y a la Monarquía parlamentaria que represento, el premio significa también, y por encima de todo, un reconocimiento a la democracia constitucional española; y con ella a todos aquellos, hombres y mujeres, autoridades del Estado, líderes políticos, económicos, sociales y culturales que, con el impulso de la inmensa mayoría de los ciudadanos, llevaron a cabo la transición política a la democracia, hicieron posible la aprobación de nuestra Constitución de 1978 y han velado y velan por su vigencia, integridad y continuidad, durante los 40 años que lleva rigiendo la vida de España en libertad».

A continuación, Su Majestad el Rey recalcó «La Constitución ha sido, es y será la guía de todos mis actos. Y la independencia y neutralidad de la Corona mi permanente compromiso cívico con España, al servicio de la democracia y de la libertad».

Don Felipe señaló que «Fortalecer la democracia requiere, ante todo, no olvidar que su objetivo más profundo es garantizar la dignidad de la persona, que es una exigencia que no se circunscribe a unos pocos países, sino que se extiende al conjunto de la humanidad por encima de fronteras, culturas, religiones o sentimientos nacionales».

Discurso Rey Felipe World Law Congress | Casa S.M. El Rey

Su Majestad el Rey subrayó que «Democracia y Estado de Derecho son, por ello, realidades inseparables, pues crean el único espacio en el que puede vivir la libertad y el único marco en que puede desarrollarse la igualdad. De ahí que la defensa de la democracia haya de ser al mismo tiempo la defensa del Estado de Derecho. Sin democracia, el Derecho no sería legítimo; pero sin Derecho la democracia no sería ni real ni efectiva. Por ello, no tiene sentido, no es admisible apelar a una supuesta democracia por encima del Derecho, pues sin el respeto a las leyes no existe ni convivencia ni democracia, sino inseguridad, arbitrariedad y, en definitiva, quiebra de los principios morales y cívicos de la sociedad».

Durante su intervención, Don Felipe también manifestó que «frente al totalitarismo, la tiranía y la demagogia, que tanto mal han hecho al mundo en el pasado, hay que proclamar y defender la legitimidad del pluralismo político, social, territorial, religioso o cultural, y fomentar la convivencia y la tolerancia. Convivencia y tolerancia que únicamente pueden darse en el marco de un consenso básico alrededor de unos valores y unos principios comunes».

En otra referencia a España, Su Majestad el Rey recordó que «Es cierto que la democracia española ha tenido que hacer frente a dificultades serias y graves, pero la España constitucional ha demostrado su fortaleza democrática, sus firmes principios y sus convicciones sólidas y profundas. Nuestro Estado Social y Democrático de Derecho, y dentro de él, la Corona, con el concurso de la inmensa mayoría del pueblo español, no escatimará esfuerzos para que así siga siendo».

Una vez finalizadas las palabras de Su Majestad el Rey, la maestra de ceremonias dio por finalizada la sesión de clausura del WLC.