Imagen: Haley Moss (Twitter)

Supermercados Piedra

Dobuss

Haley Moss, artista y defensora de los derechos de los niños con discapacidades es la primera mujer que se conozca que haya sido diagnosticada con autismo y que es graduada en Derecho en el estado de Florida (Estados Unidos). Tras lograr su título, la joven ha querido lanzar un mensaje de concienciación: «Una discapacidad no abarca todo, es solo parte de lo que alguien es, no todo lo que es. Todos somos únicos, todos tenemos fortalezas y debilidades y todos tenemos talento».

Haley Moss, de 24 años, es la primera mujer diagnosticada con autismo en graduarse en Derecho en el estado de Florida (Estados Unidos). La joven estadounidense ha pedido a los empresas que «no pongan límites» a sus trabajadores y ha aconsejado que se fijen en «lo que alguien puede hacer» en lugar de fijarse en lo que no pueden hacer.
Moss se ha graduado en la Universidad de Miami, pero este no ha sido su único logro; ya que su nombre también es conocido como artista y firme defensora de los derechos de los niños con discapacidades. Además de por la publicación de dos libros sobre el espectro autista.
«Soy muy apasionada en las cosas que de verdad disfruto y adoro escribir», reconoce Moss a Click On Detroit. Según la joven, esto, junto con su afán por ayudar a los demás, fueron los motivos que la impulsaron a adentrarse en la carrera de Derecho.
Después de obtener el título, el despacho de abogados Zumpano Patricios le ofreció un puesto de trabajo nada más conocerla al darse cuenta de que Moss era «un persona obviamente brilante», según ha declarado su fundador, Joseph Zumpano.
«Queríamos ser la primera empresa en contratar a un abogado abiertamente autista y señalar que si se alinean las personas con sus fortalezas y se les da una oportunidad, destacan», agrega.
Por su parte, la joven licenciada también ha lanzado una petición a los empresarios, para que «no pongan límites» a sus trabajadores y aconseja a estos a que se centren en «ver lo que las personas pueden hacer en lugar de lo que no podrían hacer».
«Una discapacidad no abarca todo, es solo parte de lo que alguien es, no todo lo que es. Todos somos únicos, todos tenemos fortalezas y debilidades y todos tenemos talento», concluye.