Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. Juan Cuerdo Granados, un niño de dos años y ocho meses, es el pequeño luchador del Linfoma de Burkitt en fase tres del Hospital Universitario de La Paz. Su madre, Guiomar Granados, es su mejor enfermera y la que hace que el pequeño se vista de pirata y sea boxeador para seguir peleando.

Guiomar comenta que el día que los médicos le dijeron la enfermedad a la que se enfrentaba a su hijo se lo pasó llorando. Entraron en urgencias el 31 de agosto porque Juan se había caído y le dolía mucho la tripa. Nunca imaginó que le dirían que su hijo tenía cáncer, que en su barriga crecía un tumor como «un melón de esos redondos». Que Juan tenía un linfoma que se había comido parte de su intestino y que no había tiempo, que tenían que operar.

El 1 de septiembre, en la UCI para niños del hospital de La Paz, Guiomar lloró hasta que se dijo a sí misma «espabila porque tu hijo no te puede ver así, él tiene que seguir jugando». Y con la cara lavada le explicó a su hijo lo que ocurría.

El ingreso duró dos meses y medio y Guiomar y Juan pasaron de vivir en el campo a aprender a vivir en cuartos donde no podían abrir las ventanas.

Sin embargo con el paso del tiempo, hicieron de su habitación un hogar y la cama sirvió de salón de juegos, con la espada del pirata, los cuadernos para colorear, el coche eléctrico… Esa cama en la que Juan y ella escuchaban a Rosendo a todo volumen para no oír el llanto de las madres y bebés en los cuartos de al lado, en el pasillo, en toda la planta.

En el día siete del tratamiento, las defensas de Juan estaban por los suelos, y llegó la mucositis, según cuenta Guiomar, Juan «no hacía caca, no comía, no hablaba, no podía ni cerrar la mandíbula». Fue entonces cuando otro padre le mandó un vídeo de la Fundación de Investigación CRIS contra el Cáncer.

Guiomar decidió entonces que tenía que hacer lo que fuera posible para sacar dinero y donarlo a la fundación que dirige Antonio Pérez Martínez, el médico de su hijo y el jefe de Servicio de Hemato-Oncología Pediátrica de La Paz; ya que investigan terapias alternativas para que los efectos secundarios de los tratamientos no sean tan duros.

El pasado 15 de febrero fue el día del Cáncer infantil, una fecha que recuerda que en España diagnostican la enfermedad a 1.400 niños al año y el 20% muere. Guiomar quiso aprovechar la fecha para montar el evento Luchadores contra el Cáncer que se celebró el pasado 16 de febrero en el Pabellón Rey Felipe VI de Boadilla del Monte (Madrid).