Imagen: Matteo Ricci

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Natsuko Takase ha sido identificada después de que los vecinos de un pueblo de Italia estuvieran intentando descubrir quién es la persona misteriosa que barre las calles del centro. Se trata de una japonesa de origen noble que se mudó al país a estudiar música y ya lleva 20 años viviendo allí.

El alcalde de Pesaro, Matteo Ricci, por fin ha localizado al «cepillo anónimo», la mujer que durante días ha estado limpiando las calles del centro histórico de la ciudad, dando a los ciudadanos «una extraordinaria lección de educación cívica» de manera anónima. Hasta ahora, sólo circulaban unas pocas fotos de ella, realizadas mientras recorría las calles con su escoba y su cubo de basura. Oculta en un abrigo largo y con una bufanda cubriéndole la cara, sólo se podían ver sus rasgos orientales.

Para encontrarla y agradecer su gesto públicamente, Ricci lanzó un llamamiento en Facebook, que ha dado sus frutos. «La encontramos», escribe el alcalde en un mensaje, y añade: «Natsuko Takase es el nombre de la mujer que nos dio esta hermosa lección de sentido cívico. La estamos rastreando para recompensarla con un poco de reconocimiento. Espero que esta bella historia haya hecho reflexionar a los que siguen ensuciando las ciudades. Toda persona tiene derecho a vivir en una ciudad limpia, pero también el deber de no ensuciar y ser respetuoso del bien común».

Según que se ha podido reconstruir hasta ahora de su biografía, Natsuko Takase tiene unos cuarenta años, es japonesa pero vive en Pesaro desde hace unos veinte años, desciende de una noble familia japonesa y es cantante no profesional. Le gusta la ópera y, como a muchos extranjeros que van a Italia para asistir al Conservatorio de Rimini, se quedó en el país para cultivar esta pasión, según informa el diario ‘La Repubblica’.

En los últimos días, sin embargo, su primera ocupación ha sido limpiar las plazas y las calles centrales de Pesaro: Piazza del Popolo, Piazzale Olivieri y Via Sabbatini. Parece que no es una casualidad, ya que son los caminos de acceso al Conservatorio de Pesaro.