Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. Córdoba comenzará a dejar de usar agua potable para regar los jardines y zonas verdes a partir del verano.

El Ayuntamiento ha previsto estas fechas, cuando concluyan en julio la primera fase de las obras que actualmente lleva a cabo la empresa municipal de aguas Emacsa para instalar un nuevo sistema que aproveche para el riego el agua de la limpieza de filtros de la estación depuradora de Villazul.

Las obras para instalar este sistema con las canalizaciones necesarias desde la estación de Villazul comenzaron en el mes de julio de 2018 y está previsto que terminen en el mismo mes de este año. Actualmente, la ejecución de estas obras se encuentran al 60%, y cuando finalicen el sistema de riego será recepcionado por el área de Parques y Jardines municipal y comenzará su uso con agua no potable.

Este nuevo sistema de riego permitirá ahorrar 178.000 metros cúbicos de agua potable que actualmente se destinan al riego de jardines.

Esta primera fase dejará conectada la estación depuradora con otros grandes puntos de consumo de agua de riego, tales como los jardines de Escultor Fernández Márquez, la zona verde Antonio Pareja García (Santa Rosa), las del Vial Norte, los Jardines de la Agricultura, los Jardines de la Victoria y los Jardines de Conde Vallellano.

Estas obras cuentan con un presupuesto en su primera fase de 854.733,77 euros, e instalarán las nuevas conducciones y las bocas de riego en los jardines.

Lo más importante es que con este nuevo sistema se consigue utilizar un menor volumen de agua potable procedente del embalse del Guadalmellato y, además, se mejora la sostenibilidad del propio sistema, ya que se genera un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles, produciendo por tanto un menor impacto medioambiental, aseguran desde Emacsa.

El proyecto global tiene dos fases más y contempla que el sistema de riego de zonas verdes con agua no potable abarque al conjunto de la capital cordobesa.