Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. La Sección Sindical de CCOO del Hospital Universitario Reina Sofía critica la «desacertada inauguración del nuevo tren de lavado de la cocina del Hospital Provincial por parte de los máximos responsables del centro sanitario, entre los que asistieron la Dirección Gerencia, Dirección de Servicios Generales y Dirección de Enfermería, entre otros, olvidándose una vez más de los representantes legales de los trabajadores y trabajadoras tanto de sindicatos, junta de personal y delegados de prevención».

Hace unos años, CCOO denunciaba públicamente los graves problemas de seguridad laboral que continuamente se detectaban en el antiguo tren de lavado, especialmente por su inapropiada ubicación tildándolo de trastero del hospital. En esta ocasión, CCOO «esperaba que el tren de lavado naciese con la erradicación de todos los problemas anteriores, pero desgraciadamente comprueba que arrastra muchos de los problemas que tenía el anterior y se crean otros nuevos». Para CCOO, es una nueva chapuza que demuestra nuevamente que solo prima el titular político “inauguración”.

“Lo que no nos mostraron en la inauguración los directivos de centro sanitario son las graves deficiencias de planificación, organización y seguridad laboral, que son evidentes”, dice el secretario General del Sindicato Provincial de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Córdoba, José Damas que explica que «el suelo resbala -de hecho, causó en los días previos de prueba numerosas situaciones de riesgo para la seguridad de los profesionales, con resbalones debido al pésimo sistema antirresbaladizo que consiste en tiras en el suelo que, por cierto, no se mantienen pegadas ni un solo turno de trabajo-; zonas con diferentes alturas sin protección; extintores tras marquesinas protectoras o en zonas que quedan ocultas por los carros o zonas de trabajo con pendientes pronunciadas. CCOO también ha denunciado inseguridad laboral en la zona de limpieza de los carros de transporte de comidas, donde hay dos rampas con gran pendiente y sin medidas antideslizantes, generándose riesgos de accidentes para quienes opera en ellas».

Además, «ya se ha producido un accidente laboral que causó baja a un compañero debido al manejo de la maquinaria nueva, para cuyo manejo ha recibido escasa formación por parte de la empresa».

Asimismo, para CCOO «es vergonzoso que la jornada de inauguración no haya servido para que ninguno de los responsables del centro sanitario se haya fijado en el lamentable estado del suelo de la cocina central, concretamente, el de la zona de hornos y freidoras eléctricas, donde se forman charcos de agua, debido a que cuando diseñaron la nueva cocina hace ya 5 años, no contaron con los desagües adecuados para la nueva estructura, manteniendo los antiguos, sin utilidad actualmente. Sobre esta cuestión el sindicato señala que, a pesar de haberlo denunciado ante el Comité de Seguridad y Salud, aún persiste el problema, con el consiguiente riesgo de accidente eléctrico o de caída para los profesionales», continúa la nota.

CCOO solicitó ante el Comité de Seguridad y Salud en varias ocasiones «que se contase con los delegados y delegadas de prevención para que pudiesen haber podido aportar sus propuestas para eliminar o minimizar los puntos de riesgo, pero el presidente del Comité de Seguridad y Salud, una vez más, ha obviado a los representantes de los trabajadores y trabajadoras en materia de seguridad y salud».

Para Damas, “es inaceptable y lamentable, que se permitan el lujo de inaugurar chapuzas cuando se ha necesitado una inversión de 250.0000 euros, y que ahora tengan que continuar en pruebas, después de más de un mes desde su inauguración, para ir solucionando la multitud de problemas de seguridad que han aparecido».

“Más grave aún es que se inaugure el nuevo tren de lavado de cocina, evidenciando multitud de irregularidades” que “son focos de riesgo para la seguridad y salud de los profesionales que trabajan en esa área”, remarca el responsable sindical que recuerda que los 141 profesionales de cocina preparan más de 1.300 ingestas diarias y unas 250.000 anuales para los pacientes ingresados en el Hospital Provincial, General, Materno Infantil y Hospital Los Morales. “Estos datos nos muestran la importancia de planificar previamente una obra de este calibre y la necesidad de garantizar al máximo la eficiencia en materia de seguridad y salud de los profesionales”, apostilla Damas.