Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El pasado 23 de marzo de 2018 cuando el pequeño Santi, de 5 años, falleció a causa de un tumor cerebral irreversible. Sus padres, que estuvieron con él hasta el último segundo, lo recuerdan un año después y le rinden homenaje: «Santi era el niño que cualquier madre hubiese querido tener. Era un ángel. Nunca perdió la sonrisa y de él hemos aprendido a afrontar todo esto», ha dicho Mayte García, la mujer de Santiago Cañizares, quien vivió su infancia en la localidad ciudadrealeña de Puertollano.

El ex futbolista y su esposa han protagonizado un emotivo reportaje donde han recordado cómo fue luchar por la vida de su hijo: «El peor momento fue cuando me dijeron que mi hijo tenía un tumor cerebral. Su última palabra fue «mamá» y era para que me tranquilizara y lo dejara irse. Fue así, lo despedí», ha desvelado Mayte García.

El pequeño tenía cinco años cuando le fue diagnosticado un tumor cerebral irreversible: «Santi nos ha dejado un legado importantísimo y creo que es el significado real de lo que es la vida. Yo le prometí que llevaría su legado a todas partes. La esperanza no la perdemos ningún padre hasta el último segundo porque es tu hijo y aunque lo sepas desde el minuto uno lo que va a pasar, es tu hijo», ha asegurado. Para ella es duro vivir cada día sin él, pero siente que se lo debe: «Después de haberse ido creo que me dejó tanta paz y tanta fuerza, que me da la sensación que tengo que estar viviendo por él. Es como si estuviese dentro de mí y tengo que sonreír por él y vivir por él. Mentiría si dijera que no tengo mis momentos de pena y de no creerme que me haya pasado esto, pero es el menor tiempo posible. Nadie está preparado para perder un hijo».

Cañizares se convirtió en el pilar de Mayte durante aquellos dolorosos meses: «Yo creo que para los matrimonios, las situaciones extremas lo que hacen es poner de manifiesto la fortaleza o la carencia que tienen. En ese sentido, a nosotros nos ha unido mucho más. Ahora entiendo lo que es una familia», ha afirmado el ex guardameta del Real Madrid. «Sabemos que él está muy bien, mejor que nosotros. No podemos negar que sentimos un duelo permanente y a veces desemboca en lágrimas y en tristeza, pero inmediatamente volvemos a coger fuerza para el siguiente capítulo».