Imagen: EFE.

Supermercados Piedra

Dobuss

Celia Regueira Varela ya puede conducir. Después de más de veinte años tratando de sacarse el carnet, por fin ha podido lograrlo gracias a la ayuda de la tecnología. Su Audi A1 corriente ahora cuenta con un pomo especial para que pueda abrir la puerta con el hombro, unos intermitentes que pueden activarse con el pie y asiento reclinado en su justa medida.

Celia Regueira Varela, originaria de Arteixo (A coruña), lleva más de veinte años esperando poder sacarse al carnet de conducir, una tarea que ha resultado imposible debido a que nació sin brazos. Hasta ahora, no había ningún vehículo que se adaptara a sus necesidades; pero gracias a la tecnología, una de sus grandes ambiciones ha podido hacerse realidad.
El mes pasado, Varela pudo presentarse al examen práctico en su propio Audi A1, después de que le instalaran un dispositivo para que pudiera poner los intermitentes con el pie izquierdo, un pomo diseñado para que pueda abrir la puerta del turismo con un hombro y un asiento adecuado a su altura.
La conductora novel también ha recibido el apoyo de Tráfico, desde donde han permitido que su profesor la examinase en un vehículo particular y no uno perteneciente a la autoescuela.
Lespar es el único centro en A Coruña que ofrece clases y exámenes a personas con discapacidad.