Imagen: Pixabay

Supermercados Piedra

Dobuss

Una adolescente de 15 años diagnosticada con el síndrome de Asperger es acosada por algunas compañeras del colegio en Cangas (Pontevedra). Gracias a un trabajo de clase con motivo del día de San Valentín, la joven expresó sus sentimientos en una carta escrita en segunda persona en la que ha lanzado un mensaje de importancia vital: «No cambies nunca tu manera de ser».

Fue diagnosticada con el síndrome de Asperger a los 7 años. Ahora tiene 15 años y, a pesar de sus esfuerzos y de insistir a sus padres en que es una persona «Happy», algunas de sus compañeras de clase no ayudan en la difícil tarea de las relaciones sociales.
En declaraciones a ‘Faro de Vigo’, la madre de la adolescente asegura que su hija nunca exterioriza lo que estos actos le hace sentir. De hecho, ella siempre afirma estar contenta y resta importancia al comportamiento de sus compañeras de clase. Pero ha sido este fin de semana cuando, por fin, la joven contó a través de una carta, recogida por el diario, como se sentía. Como parte de un de clase con motivo del día de San Valentín, el tema era «para querer, quiérete»y sus palabras han sorprendido a todos sus profesores y a todos aquellos que desconocían lo que pasaba por la cabeza de la adolescente.
La carta dice lo siguiente:

«Para alguien especial que todo el mundo necesita entenderte, tú que te esfuerzas 100 veces más que los demás para alcanzar el éxito, por todas tus cualidades importantes que te definen tal y como eres, que no necesitas hacer mucho para conseguir que cada día de tu vida sea un gran día en el que todo tu optimismo lo refleje tu gran sonrisa.
A ti que gracias a tu gran imaginación consigues crear historias interesantes, personajes peculiares; a ti que siempre te animas a ti misma, no necesitas mucho para conseguir sacarles una sonrisa a todos, que a pesar de lo que tienes no te quedas atrás porque tú puedes conseguir lo que te propongas, que animas a otros como tú a disfrutar de sus defectos porque sabes que nunca los tuvieron. Que animas a tus compañeros cuando dicen que lo están haciendo, lo hacen o lo hicieron mal pero tú sabes que eso no es verdad, que aplaudes no porque algo no les saliese, sino porque lo intentaron y no les salió, pero con un poco de determinación seguro que lo consiguen.
A ti que nunca pensaste que diciendo con tu gran sinceridad a los demás no les gustase. A ti que te cuesta un poco hacer amigos, pero lo intentas de todos modos siendo tú misma. A ti que nunca te importó lo que otros pensaran de ti, que no te importa las críticas que recibas sobre lo que haces, que te importa un pimiento lo que piensan de ti, porque tú misma sabes que están muy equivocados porque tú eres tú y no lo que otros desean que fueras.
A ti que no te importan las críticas, porque sabes que no te conocen de verdad. Tú, que sabes cuáles son tus magnificas cualidades: tu amabilidad, tu tolerancia, tu optimismo, tus ganas de explicarle a todos lo equivocados que están por juzgarme sin conocerte realmente. Para ti, que aunque suspendas un examen mantienes tu optimismo y tu positividad porque sabes que aunque lo suspendas puedes esforzarte para aprobar otro examen.
Por tus ganas de cambiar la manera de pensar de algunas personas ignorantes. A ti que no te gusta cuando se meten con alguien, que no te gusta cómo tratan a los que tienen lo mismo que tú. A ti que no quieres cambiar tus maneras de pensar, que te mereces un gran aplauso por ser quien eres. A ti que saludas a todos al llegar a clase, que quisieras preguntarles a todos ¿»Qué harías tú en mi lugar»? A ti que no cambiarías por nada del mundo tus gustos.
Tu mejor amigo: tu subconsciente: No cambies nunca tu manera de ser».