Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Paéz. La secretaria General de CCOO de Córdoba, Marina Borrego, ha trasladado hoy al PP las principales demandas del sindicato en el encuentro organizado por el Grupo Municipal popular con sindicatos y la Confederación de empresarios de Córdoba (CECO) para conocer sus aportaciones de cara a elaborar su proyecto de ciudad. Entre estas demandas, la responsable sindical destacó una sobre el resto: la necesidad de Córdoba se convierta en una ciudad generadora de empleo. «La ciudad debe dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía y eso pasa necesariamente por que el proyecto de ciudad hable de empleo, de una ciudad generadora de empleo y de riqueza para quienes la hacen».

La muestra más evidente del estancamiento y el inmovilismo de Córdoba es que en 10 años la población cordobesa solo ha crecido en 255 personas (325.453 en 2007 y 325.708 en 2018). En este sentido, Borrego afirmó que «Córdoba no ha sido capaz de generar oportunidades ni proyectos que generen el empleo del que tan necesitado está la ciudad».

Es más, la responsable sindical hizo hincapié en la urgencia de reducir la tasa de desempleo del 22,49% actual a cifras más cercanas a las de antes de la crisis (14,69% en 2007) porque «no hay ciudad sostenible sin empleo; o la ciudad se verá reducida a un mero escenario y ahí las administraciones juegan un papel fundamental como dinamizadores económicos «.

«Córdoba necesita infraestructuras que permitan incrementar la industrialización y vertebrar la provincia convirtiéndola en el nodo del transporte tanto por carretera como por ferrocarril que puede ser y debe ser”, dijo Borrego.

La creación de empleo es esencial para evitar el despoblamiento y la pobreza que se ha enquistado en Córdoba. «No podemos olvidar que tenemos tres de los barrios más pobres de España», recordó la secretaria General quien insistió en que «el barrio marginal, el gueto,  debe desaparecer y debe haber para ello un plan integral en el que todos aportemos nuestras ideas y esfuerzos».

Asimismo, Borrego abogó por buscar un equilibrio en las zonas turísticas de la ciudad para frenar la desertización del casco histórico. «No podemos consentir que las viviendas turísticas se apoderen de las zonas turísticas frenando el interés de quienes pudieran pretender el rejuvenecimiento de la zona histórica», comentó.

Además, apuntó, «hay que poner freno a la escalada de precios de la vivienda, especialmente, de la vivienda de alquiler, para que las personas y las familias más desfavorecidas tengan acceso a un derecho cómo es el de la vivienda».