ribera rio

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. Isabel Ambrosio, ha presidido la constitución de la Mesa del Río, para dar cumplimiento al acuerdo adoptado por el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba, en que se solicitaba la creación de una mesa de trabajo sobre las inundaciones del río Guadalquivir.

La moción del Pleno del Ayuntamiento fijaba como objetivos de la Mesa del Rio, planificar el diseño y la ejecución de la segunda fase del Plan del Río, elaborar y aprobar las actuaciones en su cauce, zonas de retorno y servidumbres para conseguir que no se produzcan nuevas inundaciones, asegurando la conservación, sostenibilidad y fomento de la biodiversidad y riqueza natural del río Guadalquivir.

A la constitución de la Mesa del Río, además de la alcaldesa de Córdoba, asistieron el Delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía, Antonio Repullo, representantes de la Subdelegación del Gobierno y de la Confederación Hidrográfica del Gualdaquivir, la presidenta del Consejo Municipal de Medio Ambiente, representantes de la Plataforma de Afectados por las Inundaciones del Guadalquivir, el gerente de la Gerencia Municipal de Urbanismo y representantes del Consejo del Movimiento Ciudadano encabezados por su presidente Juan Andrés de Gracia.

En dicha reunión se ha acordado constituir dos grupos de trabajo. El primero para abordar actuaciones y subvenciones, que permitan abordar tanto las tareas de limpieza y mantenimiento de arroyos y cauce principal, así como la actualización del proyecto de la segunda fase del Plan Del Río. Y un segundo que aborde la planificación y ordenación urbanística, sus consecuencias sobre la ciudad y las actuaciones a llevar a cabo

Así mismo, la alcaldesa ha manifestado su esperanza, de que la Mesa del Río sea útil para solucionar los problemas que padecen muchas familias cordobesas, por el riesgo que suponen las posibles inundaciones provocadas por el rio Guadalquivir y sus arroyos, problemas que tienen que ver unas veces con los desbordamientos de los cauces y otras veces con la normativa urbanística que es necesario aplicar, para proteger a los ciudadanos del mencionado riesgo.