Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

El Hospital Universitario Reina Sofía organiza un encuentro para recorrer los 40 años de vida del programa de donación y trasplante que arrancaba el 6 de febrero de 1979. Desde ese día, el compromiso de los profesionales con los pacientes y la generosidad de los donantes se han convertido en un binomio de éxito. 40 años después, el hospital ha hecho un alto en el camino para echar la vista atrás.

El Hospital Reina Sofía, con uno de los programas de trasplantes más completos del país, cuenta por decenas los hitos logrados en cuatro décadas de vida. La viceconsejera de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha señalado que “este acto viene a visibilizar lo que de una manera rutinaria se produce en nuestra vida todos los días, que es la donación y el trasplante de órganos. Es importante poner en valor el acto de la donación, que es el más generoso en un momento muy difícil de nuestra vida”. Asimismo, ha destacado que el “reconocimiento de esta Consejería y de toda la sociedad debe de ir para los profesionales y las familias, que consiguen que este milagro sea una maravillosa rutina”.

Por su parte, la directora gerente del hospital, Valle García, ha explicado que “este hospital ocupa un lugar destacado en el ámbito nacional y es porque siempre hemos hecho una apuesta fuerte. Aquí ha sido vital el deseo inagotable de los profesionales por estar a la vanguardia, superarse día a día, trasplante a trasplante y el apoyo de las coordinaciones autonómica y nacional. Somos un centro público asociado a la excelencia desde que aquellos primeros jefes de servicio iniciaron esta aventura colectiva”. La directora gerente ha recordado también el cariño de los pacientes, a través de las asociaciones, uqe “nos ha hecho fuertes y nos han permitido crecer”.

En estas cuatro décadas, los profesionales se han formado en los mejores centros de Europa y del mundo. Han investigado antes de iniciar cada programa (y lo siguen haciendo por supuesto, ahora de la mano del IMIBIC). El trabajo en el experimental en la década de los 80 fue esencial. “Todo ello hizo que nos subiésemos a la revolución de la cirugía (los trasplantes) cuando todo comenzaba a despuntar”, según ha señalado Valle García.

El encuentro pone en valor el gran trabajo realizado por cientos de profesionales y por decenas de ciudadanos que con su generosidad han contribuido a escribir esta historia. Son muchas las personas que en este periodo han trabajado en el hospital y han dejado su huella en el programa de donación y trasplantes. De la valentía y entusiasmo de los primeros especialistas que comenzaron el camino, al tesón y la pericia de los que actualmente buscan nuevas alternativas, hay una historia de crecimiento imparable y de hitos que se han traducido en vidas.