Supermercados Piedra

Dobuss

Ha sido uno de los días más felices de su vida. Charlie ha vuelto a patrullar las calles. Fue apuñalado cinco veces por los terroristas del Puente de Londres, el día en el que un español como Ignacio Echevarría se convirtió en un mito humano. Charlie también dio la cara contra los terroristas jugándose la vida aunque tuvo mejor suerte que Ignacio. Sobrevivió, y se convirtió en un héroe condecorado por la propia reina Isabel II. Ahora, Charlie vuelve a ser feliz y lo siente así porque se ha vuelto a poner el uniforme. Ha vuelto a patrullar las calles desde junio de 2017, según desvela el Daily Mail.

Guenigault demostró ese día de junio tener tanto coraje como valor, y que el uniforme nunca le quedó grande. De hecho, corrió desarmado a plantar cara a los terroristas y luchó contra ellos con sus propias manos. Ese tiempo que estuvo luchando fue vital para que otras personas objetivo de los terroristas pudieran salvar la vida. Cinco puñaladas le costó la batalla campal contra los terroristas. 70 días en el hospital intentando salvar su vida, operación tras operación. Aún sufre secuelas pero no ha querido dejar de llevar su uniforme y patrullar las calles. 
Otros dos oficiales fueron honrados por su valentía ese día. Wayne MarquesLeon McLeod. El primero pasó toda la noche ayudando a los heridos y persiguió a los atacantes.  Acababa de comenzar su turno nocturno cuando escuchó gritos, tomó su bastón y cargó contra el primer atacante antes de que lo atacaran los tres terroristas. Marques sufrió lesiones en la cabeza, en la pierna y en la mano, pero cuando se le dice que es un héroes responde que no se siente identificado con esta palabra porque todos los involucrados esa noche demostraron un valor excepcional y mucho coraje.
Héroes muy necesarios en un mundo en el que parece que la muerte y el odio lleva la delantera.