Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. Teófilo Cari, un enfermero de 65 años argentino, lleva 32 años yendo a trabajar andando al pueblo de Las Mesadas desde su localidad de Paraje Capilla en Salta.

Paraje Capilla está situado a 3.200 metros de altura donde los coches y otros vehículos de transporte no pueden transitar, haciendo así que las distancias se midan en horas y no en kilómetros. Incluso es difícil moverse en caballo.

Lleva ya más de tres décadas haciendo el mismo recorrido para atender a sus pacientes sin otra opción que ir caminando.

Comenta que el tiempo por estos parajes también es distinto. «La forma de vida en estos lugares sigue prácticamente igual a la que conozco desde que nací. La gente sigue con la siembra, la ganadería y con el trabajo de los tejidos», contó el enfermero a Radio Salta en una entrevista.

Con el paso de todos estos años, Teófilo se ha ocupado de asistir a los habitantes de estas tierras; algunos en situaciones realmente precarias.

La mayoría de los jóvenes han emigrado a otros pueblos y ciudades en busca de una mejor calidad de vida, pero Teófilo, a punto de cumplir los 65 años, no piensa dejar que la distancia se interponga con su verdadera vocación: la de ayudar a otras personas, si bien lamenta en la población residente en los cerros va disminuyendo. «Cada vez somos menos», afirmó a Radio Salta.