Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. Varios estudios afirman que las parejas que muestran su relación continuamente por las redes sociales no son felices. Las que son realmente felices no suelen mostrar los momentos de su relación en estos medios porque los están disfrutando al 100% en su intimidad.

Esto ha llevado a Lidia F. Emery a realizar un estudio en la Universidad de Northwestern sobre «¿quién publica más sobre su relación de pareja?». Este estudio determinó que eran las personas ansiosas las más inclinadas a buscar esa visibilidad en las redes. Esto se debe a que tienen un comportamiento «exhibicionista» de su vida privada, lo cual suple su inseguridad. Por lo que, cuanto más insegura se siente una persona sobre su pareja, más probabilidades tiene de publicar sobre ella.

Esto, lleva a las personas a sentir que, cuanto más publiquen su amor, más confianza tendrán que ésta les hará felices; por esto lo que sienten como amor verdadero, es realmente autoestima condicionada. Curiosamente, al hablar de problemas de autoestima, hablamos de que fluctúa en función de la situación que experimente en ese momento o en el contexto.

Brad J. Bushman, profesor de Psicología y Tecnología en la Universidad Estatal de Ohio, determinó que «las personas con una personalidad narcisista son muy malas compañeras de relación y que su necesidad constante por sentirse queridas, reconocidas y admiradas hará que priorice mostrar su vida amorosa en las redes sociales, aunque tenga que interrumpir un bonito momento vivido en pareja para visibilizarlo».

Los expertos comentan también que la publicación de la vida íntima de las parejas de manera habitual puede responder a la necesidad de control, ya que las redes sociales serían una herramienta muy útil para vigilar la cotidianidad y asegurarse, además, que todo el mundo sabe con quién está su pareja.