Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. Más de 4.500 personas han sido beneficiadas a lo largo del pasado año de los programas y ayudas que el Ayuntamiento de Puente Genil ha ofrecido a través de los Servicios Sociales Comunitarios, datos que eran facilitados por la concejala de Servicios Sociales, Pepa Ramos, en el balance realizado en la mañana de hoy, y en el que dio a conocer los distintos programas que el área social ha desarrollado a lo largo del pasado ejercicio.

La concejala dijo que todos estos proyectos y actuaciones venían acompañados de un seguimiento por parte de las trabajadoras y educadoras sociales, programas englobados en las ayudas de emergencias, ayudas familiares, ayudas municipales y el Programa de Ayudas a Familias en Crisis, “y cuyos perfiles de los usuarios –dijo Ramos- han cambiado a medida que la crisis económica ha ido menguando”.

La concejala señaló que se venía atendiendo a cuatro tipologías diferentes de usuarios: los que demandan la dependencia, y que requerían recursos importantes tanto económico como de personal; las personas de entre 45 y 55 años que salieron del mercado laboral y ahora les resulta muy complicado acceder al mismo; los usuarios crónicos, que reciben una atención especializada y personalizada, y las mujeres que ayudan a familiares dependientes.

Pepa Ramos dijo que el Programa de Apoyo a Familias en situación de crisis (PAF) había ayudado a 98 familias, el de ayudas económicas para paliar imprevistos había realizado 1.070 intervenciones; las ayudas municipales dirigidas a familias fueron 443; para paliar los suministros mínimos vitales alcanzaron los 70 y se auxiliaron a 281 familias con menores.

A raíz del trabajo realizado por los Servicios Sociales, el alcalde, Esteban Morales, ha recordado el reconocimiento de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales al Ayuntamiento de Puente Genil “como uno de los 31 consistorios mayores de 20.000 habitantes que había alcanzado la excelencia en inversión en Servicios Sociales, al destinar 144,27 euros por habitante en gasto social, lo que suponía el 16,9 % del presupuesto municipal”, apuntando que se trataba de “un reconocimiento del que nos sentimos orgullosos”, resaltando la necesidad de designar una parte importante de los impuestos a atender a la gente que más lo necesita”.

El alcalde señaló que los Servicios Sociales también trabajaban, más allá de intervenir en las barriadas con necesidades de transformación social, con aquellas personas castigadas por la situación económica que habían tenido un trabajo estable y una vivienda digna y que ahora también necesitaban atención, apuntando que “difícilmente podemos ir a una inauguración del corte de la luz por falta de pago, el alimento a una familia que los está pasando mal o aquellos mayores de 55 años que no tienen ninguna posibilidad de encontrar empleo y que necesitan días de trabajo para mantener una prestación”, añadiendo que, “esto no es construir un pabellón, pero en ayuda domiciliaria el Ayuntamiento está invirtiendo más de 450.000 euros anuales de presupuesto propio para aquellas personas que no tienen aún reconocida la dependencia”, indicando que “más de allá de invertir en pabellones o puentes, que también llegarán, hay que ocuparse de las necesidades de la gente y cubrir sus necesidades básicas”.