Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. CSIF Córdoba pide a la Dirección de la Empresa Provincial de Gestión de Residuos y Medio Ambiente (Epremasa) que incluya en el próximo convenio colectivo que se está negociando el derecho de su personal a percibir las ayudas médicas y de estudios así como las prestaciones sociales en el plazo de un mes desde que se solicitan.

La sección sindical de CSIF Córdoba en Epremasa se hace eco del “enorme malestar” que ha causado en la plantilla, formada por más de medio centenar de personas, la decisión de los responsables de la entidad dependiente de la Diputación de retrasar el abono de estos beneficios al año siguiente y en un pago único. El sindicato recuerda que la forma de actuar por parte de la empresa en estos últimos 25 años ha sido hacer efectivo el pago de estas ayudas en el mismo mes o al mes siguiente al de la presentación de la solicitud ante el departamento de Recursos Humanos.

Desde CSIF Córdoba se considera que “esta propuesta ocasiona un grave perjuicio económico a todos los trabajadores de Epremasa, resultando más desfavorecidos aquellos que perciben un salario menor y los que más cargas familiares tienen”. “La ayuda social debe ser abonada en el momento en el que surge esa necesidad, ya que postergarla en el tiempo hace que pierda su naturaleza al suponer para el trabajador la recuperación de un gasto que no cubre la Seguridad Social y que responde a una situación de necesidad”, recalca la representación de CSIF Córdoba en la entidad.

En este sentido, esta central sindical propone la creación de un fondo social que venga a garantizar el abono íntegro al trabajador de sus gastos médicos y demás prestaciones en caso de superar el techo o límite siempre que así los prevean los Presupuestos Generales del Estado (PGE) a fin de que ningún empleado pierda la ayuda o derecho social reconocido.

El responsable del Sector de Administración Local de CSIF Córdoba, Enrique Luque, lamenta que la Dirección de Epremasa “adopte este tipo de medidas unilaterales en el desarrollo del proceso negociador en el que nos encontramos”. El dirigente sindical también reclama más agilidad en la negociación del nuevo convenio colectivo, ya que el actual expiró en 2012 y desde entonces se ha ido prorrogando