Javier Collado

Dobuss

La localidad de Paterna (Cádiz) ha vivido la detención más peculiar de dos ladrones. Los vecinos llamaron a un agente de la Guardia Civil que reside a escasos metros del bar donde habían accedido dos individuos forzando la ventana.

El suceso ha tenido lugar a las 4 de la madrugada del miércoles. La Guardia Civil, alertada en la Central por el posible robo en un bar de la localidad, acudió inmediatamente con un coche patrulla, encontrándose a dos individuos detenidos en el interior del bar, engrilletados a la reja de una de las ventanas, como se puede ver en la imagen.

Los vecinos, tras comprobar que se trataba de un robo, llamaron a un agente de la Guardia Civil que reside a escasos metros del bar, y sin pensarlo dos veces, se presentó en el local en “pijama, bata y babuchas”, logrando reducirlos y engrilletarlos a la propia reja de la ventana que habían forzado para acceder al interior.

Los detenidos fueron trasladados al Cuartel de la Guardia Civil de Paterna, así como el agente que actúo con rapidez, para informar sobre su versión de los hechos. Durante la mañana del miércoles, los detenidos serán puestos a disposición judicial.