Supermercados Piedra

Dobuss

Alvaro Sánchez. Los mineros de la Brigada Central de Salvamento de Asturias no han querido marcharse de Málaga sin expresar públicamente el agradecimiento a todas las personas que de una u otra forma han estado implicadas en el rescate del pequeño Julen.
Capitaneados por Sergio Tuñón, Lázaro Alves Gutiérrez, Maudilio Suárez, José Antonio Huerta Lamuño, Adrián Villarroel Fernández, Jesús Alfonso Fernández Prado y Rubén García serán siempre recordados por su determinación y profesionalidad en la operación del pozo de Totalán.
Con una gran ovación por parte del público presente en las inmediaciones del hotel en el que han pasado esta última semana tan significativa en sus vidas por las intensas emociones vividas hasta el desenlace de ayer viernes, el responsable técnico de la brigada ha afirmado que «no tuvimos la oportunidad de darle el pésame a los padres del pequeño dadas las horas y como acabó todo».
Son conscientes que han hecho su trabajo con el rigor que habitúan, indicando «Hemos trabajado lo mejor que hemos podido, de eso no tengan duda. Hemos hecho todo lo posible», dejando claro que no son héroes, sino que una pieza más del dispositivo de rescate que ha incluido a 14 guardias civiles, incluidos los de rescate en montaña, actividades subacuáticas y Tedax, y 8 bomberos del Consorcio Principal.
Salieron de Asturias en un avión militar con destino a Málaga dejando algunos de ellos a familias con hijos pequeños esperando su regreso, y con la incertidumbre, como muchas de las operaciones que acostumbran a realizar, de no sufrir ningún incidente.
Quienes les han acompañado estos días destacan su humanidad, su humildad y su generosidad: «Han estado ayudando a los electricistas, tirando cables para los generadores, preparando los tubos para encamisar el pozo o simplemente ayudando en todo lo que hiciera falta».