Entrada al cementerio de la Salud.- Archivo

Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. Los trabajos que se están desarrollando desde hace dos semanas, en el Cementerio de Nuestra Señora de la Salud de Córdoba, dentro del programa de recuperación de la Memoria Histórica, para la investigación de las fosas y la exhumación de personas asesinadas, en la represión desatada en la ciudad tras al golpe de Estado de 1936, han comenzado a dar sus frutos.

El equipo técnico que interviene en las zonas previamente estudiadas del cementerio, ha localizado y procedido a la exhumación de restos de la primera persona asesinada como consecuencia de la represión franquista.

Así lo confirma la aparición de las primeras evidencias criminales en forma de balística (punta de un proyectil de fusil Mauser) y episodios de violencia en un esqueleto masculino compatible, por el contexto y características antropológicas con víctimas cuyos restos, según estudios documentales y testimonios, se hallarían en una de las estructuras funerarias perteneciente al cuadro de San Ramón, donde se han iniciado los trabajos.

La tareas que hoy se inician se enmarcan en los acuerdos de colaboración firmados, entre la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Córdoba y la administración del Estado, para la aplicación de la Ley de Memoria Histórica .

Los trabajos que se están desarrollando tienen dos objetivos, de un lado documentar la localización de enterramientos de víctimas en fosas individuales –lo que parece ocurrió con mucha frecuencia, dado el alto número de represaliados de aquellas fechas- y de otro el inicio de actuaciones en la fosa común, previo al trabajo arqueológico propiamente dicho, que determine si es posible desarrollar el proceso de exhumación posterior.

Estos trabajos están siendo desarrollados por equipos técnicos de reconocida solvencia científica y dilatada experiencia en temas relacionados con la recuperación de la Memoria, que irán emitiendo de forma periódica informe de resultados de los mismos.

Hasta llegar aquí se han desarrollado exhaustivas tareas de documentación e investigación para determinar la existencia de fosas comunes y su ubicación, así como sobre la represión en Córdoba, los enterramientos de las víctimas y las modificaciones que han sufrido en este periodo de tiempo los cementerios municipales, trabajos que se han desarrollado por los investigadores, en los archivos de la II Región Militar y en los históricos municipal y provincial.

Estos trabajos se enmarcan en la colaboración entre la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Córdoba y el Ministerio de Justicia a través de la Dirección General para la Memoria Histórica del Gobierno de España. Esta acción sienta las bases de la colaboración entre estas tres administraciones, para abordar los trabajos completos de exhumación y análisis antropológico de los restos de 4.000 cuerpos de víctimas que reflejan las fuentes documentales.