Javier Collado

Dobuss

Si quieres sabes dónde dormir y comer en Italia fuera de los circuitos turísticos, con una total inmersión en la cultura local, hay una posibilidad ofrecida por Airbnb donde el elegido no tendrá que pagar un euro. Es más, tendrá alojamiento, manutención y hasta un salario por vivir como un verdadero italiano.

La idea es de una ONG que se asoció con Airbnb para salvar al pueblo de Grottole del olvido. Esta comunidad se encuentra en la provincia italiana de Matera, en la región de Basilicata (al sur de Italia).

En la región de Grottole viven 1.800 personas pero solo 300 vecinos residen en su casco histórico. Allí hay unas 630 casas abandonadas, y la mayor parte de su población son ancianos que ven cómo los jóvenes abandonan el pueblo en búsqueda de mejores oportunidades en las grandes ciudades, un fenómeno que también sucede en gran parte de la geografía española.