Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La pasada madrugada, del domingo  al lunes, se ha producido el primer eclipse lunar de total del 2019, en el que han coincidido una superluna y Luna de sangre, y que será el único que se produzca hasta 2022.

El fenómeno astronómico ha sido visible desde toda América, oeste de Europa y África. La combinación con la Luna de sangre duró más de una hora, de acuerdo con información publicada por la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).

La superluna de sangre se produce durante un eclipse lunar total en el que se alinean la Luna y el Sol, de forma que la atmósfera de la Tierra filtra la luz azul y verde de los rayos solares, pero dejará pasar la roja.