Javier Collado

Dobuss

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, prometió este lunes que destinará las monedas que se recaudan en la Fontana di Trevi y las del resto de sus fuentes a Cáritas, después de que el ente diocesano viera peligrar estos fondos con los que ayuda a los pobres.  «Garantizo, yo, en primera persona, que no se le restará una sola contribución de esta administración.

Sobre las monedas, confirmo que seguirán a disposición de las actividades caritativas del ente diocesano», afirmó Raggi en declaraciones al diario vaticano L’Osservatore Romano»  Raggi, del antisistema Movimiento Cinco Estrellas, celebró este lunes una reunión para estudiar si finalmente cambiaba la ordenanza por la que las monedas que los turistas arrojan a la popular Fontana di Trevi pasarían de destinarse a Cáritas, como ocurre ahora, a proyectos de conservación de los monumentos de la capital.

La ordenanza, que data de 2017, estipulaba que los cerca 1,5 millones de euros que se recogen anualmente en la fuente fueran gestionados directamente por el Ayuntamiento, lo que ya había provocado críticas y una primer aplazamiento de su puesta en marcha hasta 2019.