Alimentación saludable.

Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. Un total de 281 centros docentes sostenidos con fondos públicos desarrollan durante este curso 2018/19 el Programa para la Promoción de Hábitos de Vida Saludable. Una iniciativa promovida por la Consejería de Educación en colaboración con la consejerías de Salud, Igualdad y Políticas Sociales y Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, en la que participan 70.000 estudiantes y 6.000 docentes. El programa tiene como objetivo proporcionar al alumnado andaluz de entre 3 y 18 años las competencias necesarias para que adopten actitudes y comportamientos responsables sobre su propia salud y promover un impacto favorable hacia entornos más sostenibles y saludables.

Así, 192 centros de toda Andalucía imparten el programa en la modalidad Creciendo en Salud, dirigido al alumnado de Educación Infantil, Primaria y Educación Especial. Este proyecto aborda la educación emocional, los estilos de vida saludable, los autocuidados y la accidentalidad. También enseña el uso positivo de las tecnologías de la información y de la comunicación, así como la prevención del consumo de sustancias adictivas desde un enfoque integral, sistémico, colaborativo y continuado en el tiempo.

Por su parte, la modalidad Forma Joven en el ámbito educativo, dirigida a los estudiantes de Educación Secundaria, se desarrolla en 89 centros de Educación Secundaria. Este programa refuerza las iniciativas que se han trabajado en Primaria e incorpora también como línea de intervención la sexualidad y las relaciones igualitarias, la prevención de drogodependencias como el alcohol, el tabaco, el cannabis y otras drogas y reforzando el apoyo sanitario del alumnado a través del recurso Asesoría Forma Joven.

Asimismo, la Consejería dispone de un portal de hábitos de vida saludable donde los centros educativos pueden encontrar recursos y materiales didácticos y pedagógicos relacionados con estos temas. A esta medida hay que sumar una plataforma de intercambio de experiencias y conocimientos entre el profesorado implicado.

En los últimos años, este programa se han actualizado y renovado con una perspectiva integral, con enfoques didácticos innovadores y desde las cuatro dimensiones fundamentales en la promoción de salud en la escuela, como el currículo, el entorno psicosocial del centro, la familia y la colaboración con los recursos comunitarios