Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. El abuelo de Marta del Castillo había puesto una petición para que se repitiera el juicio de su nieta, y la Fiscalía de Sevilla la ha desestimado. Según la Fiscalía, la solicitud del abuelo, José Antonio Casanueva, ha sido desestimada porque se trataba de un asunto que «ya estaba resuelto»; esto lo afirman porque la Audiencia de Sevilla, y la sentencia ya había sido ratificada por el Tribunal Supremo, por mucho que no se hubiera encontrado el cuerpo de la joven.

Además de que se trata de un asunto del que aún queda pendiente la denuncia, debido al falso testimonio contra los padres del Cuco que se tramita en otro juzgado de instrucción de Sevilla por lo que la Fiscalía considera que, en todo caso, correspondería a ese órgano decidir sobre la nueva petición.

El abuelo de Marta anunció que acudiría de nuevo a la Fiscalía para pedirle al nuevo fiscal jefe la repetición del juicio de los mayores. En este sentido, Casanueva afirmó que el escrito lo presentó cuando aún estaba María José Segarra, y que estaba al frente de la Fiscalía de Sevilla, por lo que el lunes entregará su petición al actual fiscal jefe que lo recibirá y le explicará personalmente las razones para no repetir el juicio.

Este 24 de enero coincide con el décimo aniversario de la desaparición y asesinato de Marta, por lo que han convocado una manifestación el sábado 26 a las 12 de la mañana.

La concentración busca recabar apoyos, ya que insistirán en la repetición del juicio porque se considera que las dos sentencias, la del Cuco y la de Miguel Carcaño, no coinciden en nada ya que mientras este último fue condenado por asesinato, el anterior fue absuelto del delito y únicamente fue condenado por encubrimiento a una pena de reclusión en un centro de menores, pena que ya ha cumplido.

Carcaño cumple una condena de veinte años de cárcel que le impuso la Audiencia de Sevilla por el asesinato de la joven. La sentencia, que fue ratificada por el Tribunal Supremo, le absolvió de la violación de la que le acusaba la Fiscalía que llegó a pedir penas para el joven que sumaban 52 años de cárcel.

Además, el asesino fue también condenado a pagar una indemnización de más de 600.000 euros por el coste de las sucesivas búsquedas del cuerpo (en el río, en el vertedero y en varios sitios más) que resultaron infructuosos. A punto de cumplirse diez años de la triste pérdida, la familia de Marta sigue sin haber podido enterrar el cuerpo de la joven.