Javier Collado

Dobuss

Casi la mitad de las personas que pasaron en 2018 por los itinerarios de empleo de Cruz Roja en Córdoba logró encontrar un puesto de trabajo. Ese es el saldo que depara la memoria anual del servicio de inserción laboral de la institución humanitaria, según la cual 508 de los 1.172 ciudadanos (662 mujeres y 510 hombres) atendidos por la entidad consiguió incorporarse al mercado de trabajo, lo que supone una tasa de inserción del 43 por ciento.

Dichos itinerarios -que son la base de la mayoría de proyectos enmarcados dentro del Plan de Empleo de Cruz Roja- incluyen acciones de orientación, formación e intermediación que permiten a quienes toman parte en ellos mejorar sus oportunidades de acceder a un trabajo.

No obstante, la institución humanitaria atendió en 2018 a otras 486 personas más que recurrían a la entidad en busca de apoyo y asesoramiento laboral, de tal forma que las atenciones del Plan de Empleo de Cruz Roja en la provincia de Córdoba llegaron el pasado año a 1.658 personas, un 6 por ciento más que en 2017.

«Es una alegría ver estas cifras, porque se traducen en muchas historias de personas que encuentran una oportunidad laboral que les permite mejorar su autoestima y, por supuesto, sus condiciones de vida”, comenta Nicoletta Comito, responsable provincial de Empleo de Cruz Roja.

No obstante, “la promoción del empleo seguirá siendo otro año más una de las prioridades de la entidad, como no podía ser de otra forma teniendo en cuenta el elevado porcentaje de población que en la provincia sigue, a su pesar, alejada del mercado laboral”, aclara Comito.

Además de los proyectos con itinerarios, dentro del Plan de Empleo de la institución se enmarcan otras iniciativas de promoción de la inserción laboral como el programa ‘Impulsa’, destinado al fomento del autoempleo.

Asimismo, con la misma filosofía de itinerarios de inserción se encuentran programas como el Incorpora, impulsado en colaboración con la Fundación Bancaria La Caixa para potenciar el empleo juvenil; o el Aprender Trabajando, financiado por el Fondo Social Europeo y el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Estos resultados han sido posibles gracias al compromiso de las personas participantes y al esfuerzo compartido de muchas entidades privadas y públicas, destacando en este sentido las 346 empresas cordobesas con las que desde el Plan de Empleo, a través del proyecto ‘Reto Social Empresarial’, se estableció algún tipo de alianza en 2018, a lo que hay que sumar el respaldo de instituciones como la Diputación de Córdoba, el Fondo Social Europeo y el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, a través del Programa Operativo de Inclusión Social y Economía Social (POISES) y del Programa Operativo de Empleo Juvenil (POEJ).

En el marco del citado ‘Reto Social Empresarial’, la organización mantuvo en marcha además durante 2018 la campaña de sensibilización ‘Contrata Sin’, con la que persigue eliminar las barreras para la inserción laboral de personas mayores de 45 años y jóvenes (“Sin fecha de caducidad”), mujeres (“Sin género de dudas”) e inmigrantes (“Sin denominación de origen”).

Desde que la pusiera en funcionamiento en 2017, la entidad ha promovido una larga y variada lista de actividades dentro de dicha campaña, que incluyen desde un reparto de claveles por la igualdad hasta jornadas sobre el beneficio social y económico de las plantillas intergeneracionales, pasando por el trabajo de competencias personales a través de la equinoterapia o el mindfulness, una maratón  de entrevistas de trabajo con “currículos ciegos”, colaboraciones con el sector hostelero, charlas empresariales y mesas redondas sobre la masculinización de determinados sectores productivos, entre otras.