Imagen de archivo de Rabanales21.

Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. Carmen González Escalante, portavoz del grupo municipal socialista en el ayuntamiento de Córdoba, presenta a consideración del pleno municipal a celebrar el día 22 de enero 2019, la siguiente moción sobre el proyecto de presupuesto generales de Estado para el año 2019.

Reproducimos la nota de prensa:

(…) Córdoba tiene que reducir de forma considerable la brecha histórica que existe entre nuestra ciudad y otras ciudades de España y Europa en términos de desempleo y de renta por habitante.

Una brecha, cuyos orígenes se remontan al siglo XIX y primera mitad del XX, que hemos logrado reducir en las últimas décadas, pero que creo que no lo hemos conseguido con la suficiente intensidad.

Para lograrlo tenemos que modificar algunos aspectos de nuestra economía.

Según los datos de la Fundación BBVA y del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, el conjunto de inversiones acumuladas en la provincia de Córdoba tanto de carácter público como de carácter privado, lo que técnicamente se llama dotaciones de capital, era en 2013 de 61.085 euros por habitante para la provincia de Córdoba, mientras que la media dicha dotación a nivel de España era de 74.470 euros por habitante. Las inversiones acumuladas, por tanto, son inferiores a la media de España.

Así mismo, el porcentaje del conjunto de inversiones públicas en Córdoba, con relación al resto de España, no ha llegado a equiparse nunca al porcentaje que representamos en superficie o en población.

Esto ha sido así desde principios del siglo XX hasta ahora, excepto un pequeño periodo donde la diferencia se redujo.

A esta situación se une que la rentabilidad de las inversiones tanto públicas como privadas en Córdoba ha sido históricamente inferior a la media de España y a la media de Andalucía.

Es decir, la economía cordobesa es menos productiva que la española y que la andaluza, lo que indica un uso ineficiente de nuestros recursos.

Esto es así, entre otras cuestiones, porque nuestra economía está vinculada a sectores productivos que están generando poco valor añadido por no realizar una utilización intensiva de la tecnología o del capital humano.

Además, tenemos una de las generaciones de jóvenes mejor formadas, pero nuestra economía desaprovecha sus capacidades con un mercado laboral muy precario.

Todo esto está afectando a nuestra competitividad, a nuestra capacidad de crecimiento y a nuestro esfuerzo para reducir el desempleo y converger con otras economías más desarrolladas.

Centrándonos en el ámbito de las inversiones, hay que señalar que tenemos recursos infrautilizados.

Algunos ejemplos de esto podemos poner, como la existencia de suelo industrial público y privado con bajo nivel de ocupación (Rabanales, El Higuerón, carretera de Palma) o infraestructuras con un escaso nivel de uso (aeropuerto de Córdoba, estación de mercancías)

Pero no es solo esto, sino la existencia de determinados cuellos de botella por ausencia de inversiones está provocando la infrautilización de infraestructuras existentes. Por ejemplo, la conexión entre la carretera de Palma y la carretera del Aeropuerto o el corredor ferroviario central de mercancías.

Tampoco hemos avanzado en la articulación de nuestro territorio ya que, aunque Córdoba sobre el papel tiene un área metropolitana definida, sigue estando pendiente de aprobación el Plan de la Aglomeración Urbana de Córdoba.

Por tanto, y volviendo al inicio, si queremos reducir de forma considerable la brecha histórica que existe entre nuestra ciudad y otras ciudades de España y Europa, en términos de desempleo y de renta por habitante, tenemos que cambiar de forma radical esta realidad.

Córdoba no puede esperar más. No podemos seguir como hasta ahora en que las inversiones que recibimos están muy por debajo no ya de las que nos corresponderían en igual de condiciones, sino de las que necesitamos.

Estamos decididos a acabar con la brecha en los niveles de renta y de empleo que nos separan de las zonas más desarrolladas de España. Pero esto no lo podemos conseguir solos. El Estado y la Comunidad Autónoma nos tienen que acompañar.

Y para eso necesitamos una apuesta clara por nuestra ciudad. No queremos ser ni menos que nadie, ni más que nadie. Pero para llegar a ser igual que el resto, necesitamos más que el resto.

Podemos valorar positivamente el contenido global del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año 2019 por lo que suponen para España con relación a la recuperación de los derechos sociales y laborales, a las políticas sociales o al desarrollo económico y el empleo.

La dotación para dependencia que se eleva un 60%, las becas de estudio que se incrementan un 10%, la supresión el copago farmacéutico para los pensionistas más vulnerables, el aumento del 4% para la protección de los parados, la lucha contra la pobreza infantil o la dotación con 670 millones al Plan de Choque de Empleo Joven son alguna de las medidas que demuestran ese compromiso por la recuperación de derechos.

Podemos valorar positivamente el proyecto de presupuestos con relación a la inversión para Andalucía, a esos casi 2316 millones de euros de inversión que representan el peso que Andalucía tiene en España, que suponen un incremento en las mismas de 653,71 millones de euros.

Podemos valorar también positivamente los 50 millones de euros para un plan de empleo en Andalucía.

Pero estos no son los presupuestos a los que Córdoba aspira. La provincia de Córdoba representa el 9,4% de la población andaluza y por tanto la inversión debería estar, como mínimo, en 200 millones de euros, en lugar de los 108 que hay presupuestados.

Para que Córdoba pueda converger, necesita más recursos y más apoyos que otros territorios. No necesitamos lo mismo. Necesitamos más. Tiene que existir una discriminación positiva en los presupuestos para nuestra ciudad y nuestra provincia.

Por lo tanto, el nivel de inversiones de este proyecto de Presupuestos en nuestra provincia y nuestra ciudad no va en la línea de lo que necesitamos.

Los proyectos que figuran para 2019, y que hemos reiteradamente reclamado, no cuentan con partidas suficientes que reflejen la posibilidad de ponerlos en marcha con rapidez.

Tampoco figuran proyectos que son reivindicaciones históricas de la ciudad, como la nueva sede del Museo de Bellas Artes o la construcción de una salida del Polígono de las Quemadas a la A4. Ni existan partidas para las nuevas comisarías, cuando la ciudad ya ha cedido los suelos.

En definitiva, no es este el ritmo de inversiones al que Córdoba aspira, ni el que necesitamos.

Por todo ello, el Grupo Socialista del Ayuntamiento de Córdoba propone al Pleno de esta Corporación la adopción de los siguientes

ACUERDOS

1.- Instar al Gobierno de la Nación y a los Grupos Políticos con representación en el Congreso de los Diputados y en el Senado para que, en la tramitación parlamentaria del proyecto de Presupuestos Generales del estado para el año 2019, se realicen las siguientes modificaciones en los mismos:

  • Incremento de las partidas para la Variante Oeste, para las nuevas estaciones del cercanías entre Villarrubia-Alcolea y para la puesta en marcha del cercanías de Villa del Río a Palma del Río.
  • Inclusión de partidas para el museo de Bellas Artes, para el cual ofreceremos al Ministerio los suelos existentes.
  • Inclusión de una partida para la construcción de una nueva salida del Polígono de las Quemadas a la A4.
  • Inclusión de partidas para las nuevas comisarías.
  • Inclusión, en el marco del plan de empleo para Andalucía, de recursos para un plan de empleo para los barrios desfavorecidos de nuestra ciudad, y para el desarrollo del distrito industrial de Córdoba, con medidas de apoyo para la captación e instalación de nuevas empresas productivas.
  • En relación con la apuesta logística de Córdoba, programar partidas para las actuaciones de mejora en el tramo común a los corredores Mediterráneo y Atlántico (Córdoba-Alcázar de San Juan), y en los demás tramos precisos para su adecuado funcionamiento (Bobadilla-Córdoba; Huelva/Cádiz-Sevilla-Córdoba; Alcázar de San Juan-Corredor Mediterráneo; Alcázar de San Juan-Madrid…).
  • Sobre la Terminal Logística del Higuerón, programar partidas para las inversiones necesarias, a llevar a cabo en diversas fases, orientadas a minimizar los costes de “fricción modal” y a facilitar las operaciones y la funcionalidad del espacio: apartaderos, plataformas de almacenamiento de carga, almacenes para perfeccionamiento de carga (grupaje, triaje, picking…), maquinaria para carga y descarga, zonas de estacionamiento y manejo de camiones…

2.- Remitir el anterior acuerdoal Gobierno de la Nación y a los Grupos Políticos con representación en el Congreso de los Diputados y en el Senado (…).