Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. El Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España (CPHE) ha organizado en San Cristóbal de La Laguna (Tenerife), durante los días 14 y 15 de enero, unas jornadas sobre el uso y la gestión del paisaje urbano histórico en ciudades reconocidas con el título UNESCO de Patrimonio Mundial que han contado con la participación, como miembro del mismo, de la capital cordobesa.

El teniente de alcalde de Presidencia del Ayuntamiento de Córdoba e integrante de la Comisión de Patrimonio y Ciudad del GCPHE, Emilio Aumente, ha intervenido en la mesa “Uso y calidad del espacio público en las ciudades históricas”, centrada en el análisis de casos prácticos con representantes de asociaciones vecinales y de comercio antes y gestores públicos.

Sobre la labor del GCPHE, Aumente ha valorado la puesta en común de desafíos, modelos de gestión y buenas prácticas para una realidad que comparten las 15 ciudades Patrimonio de la Humanidad de nuestro país. En esta línea, ha resaltado la aportación de Córdoba al comité técnico de las jornadas de La Laguna, a través participación de la arquitecta de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) Rosa Lara.

Cabe recordar que las 15 ciudades que forman parte de la red son Alcalá de Henares, Ávila, Baeza, Cáceres, Córdoba, Cuenca, Ibiza/Eivissa, Mérida, Salamanca, San Cristóbal de La Laguna, Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona, Toledo y Úbeda.

A través de las jornadas de La Laguna, el GCPHE trata el estudio y la problemática que conlleva el uso y la calidad de los espacios, el impacto de las infraestructuras urbanas en el patrimonio y la gestión de los servicios públicos en las ciudades históricas.

Así, estos tres bloques de trabajo, precedidos de ponencias que los enmarcan de forma general, incluyen la presentación de diversos casos prácticos de gestión en los ámbitos de las ciudades Patrimonio de la Humanidad, el análisis de los procesos de reurbanización y peatonalización, experiencias sobre iluminación ornamental de monumentos, soterramiento de los cableados, servicios de higiene urbana, o la problemática relacionada con la gestión del subsuelo y los servicios.

Los casos prácticos versarán sobre la experiencia sobre el soterramiento de cables en Baeza; la descontaminación en las ciudades históricas; la importancia del pavimento en la imagen de la ciudad; el proyecto Intherwaste: la gestión pública de los servicios de higiene urbana en Ciudades Patrimonio; el subsuelo, servicios y patrimonio; y las infraestructuras de telecomunicaciones en Ciudades Patrimonio: problemática y propuestas.

La inscripción en la Lista de Patrimonio Mundial es una distinción que otorga la UNESCO a aquellos bienes y sitios con características de excep-cional valor que los hacen únicos en el mundo. Las 15 ciudades españolas incluidas en dicha Lista forman el Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España, una asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es trabajar de manera conjunta en la defensa, conservación y promoción de su ingente patrimonio histórico y cultural, que es una auténtica referencia internacional.

En este sentido, existen una serie de obligaciones y retos que las ciudades deben abordar, como el mantenimiento de los cascos históricos, la protección medioambiental, la restauración y rehabilitación de gran cantidad de patrimonio edificado de carácter monumental y todos aquellos pro- blemas que produce el hecho de enfrentar una configuración del pasado con la vida actual.

Y dentro de esas obligaciones y retos se encuentra, como un aspecto esencial de la vida de las ciudades históricas, la gestión de numerosos y complejos servicios públicos, que deben combinar los procesos de conservación y mantenimiento de los valores universales excepcionales, con la calidad de vida de las personas que en ellos habitan.