Javier Collado

Dobuss

Elena Páez. Llega al mercado Secupeke, el invento de un sevillano que puede conseguir erradicar las caídas de niños por las ventanas.

Iván Dorado ha fabricado unas rejas de quita y pon para ventanas. Esta idea le surgió a a raíz de un «susto» que le dio su hijo de un año tras subirse a la cama para jugar con el mango de una ventana. Tras el incidente aparece Secupeke, el invento que quiere evitar este fatal desenlace. El proyecto de diseñar Secupeke tuvo lugar a finales de 2016 y en verano de 2017.

El sistema de seguridad, fabricado en aluminio y compuesto por barrotes enlazados, se engancha a las persianas y su colocación conlleva solo unos segundos de trabajo; encima no altera la estética de las fachadas y se puede instalar en viviendas de alquiler, ya que no implica obras ni modificaciones de la casa.

La barrera Secupeke saldrá a la venta previsiblemente el próximo abril en grandes superficies comerciales a un precio de 110 euros por unidad. El producto se ha lanzado en formato «crowdfunding» (recogida de fondos), y gracias a que la campaña ha alcanzado el objetivo de preventa, los productos se entregarán en marzo de 2019 a todos aquellos usuarios que se han interesado en apoyar a estos emprendedores.

Este dispositivo desmontable hecho en España ya ha cosechado cinco galardones de sectores profesionales distintos como el primer premio Talento LAB de Fundación Cajasol o el la mejor empresa Starter 2018 del Salón Profesional Internacional de Productos para la Infancia.

El próximo paso, indica Dorado, será fabricar barreras que protejan a los niños de los balcones. «Si la aceptación de esta primera barrera es buena, nos plantearemos una segunda evolución para balconería», señala.