Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. La madrugada del 1 de enero, la Policía Local de Ibiza detuvo a un hombre de 31 años por un presunto delito contra la seguridad viaria y la salud pública. El conductor había dado positivo en todas las sustancias detectables en el test de drogas en cocaína, metanfetamina, opiáceos, cannabis y anfetaminas; aunque en la prueba de alcohol dio negativo.

Todo esto ocurrió sobre las 3 de la mañana, la noche de Año Nuevo, y según ha informado el Ayuntamiento de Ibiza, se detectó al conductor en la calle Riambau.

Iba con actitud temeraria, poniendo en peligro a usuarios de la carretera cerca del puerto. Al pararlo y hacerle el test, el conductor dio positivo en las cinco sustancias que puede detectar el test.

Según han informado el Ayuntamiento de Ibiza, se realizó un registro en el coche del conductor, y los agentes además encontraron 26 pastillas de diferentes tipos (20 rosas y seis moradas), más dos envoltorios con una sustancia que podría ser cocaína. Y con todo esto, además, encontraron un envoltorio con una sustancia marrón y peso de 0,15 gramos, que podría ser heroína.

Junto a la sanción administrativa, el conductor afrontará un proceso penal como autor de delito contra la seguridad vial, ya que conducir bajo estos efectos está penalizado con multa de 1.000 € y retirada de seis puntos del carné de conducir.

Como bien recoge el Código Penal, la conducción bajo la influencia de este tipo de drogas está castigada con penas de tres a seis meses de prisión; multas de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta a noventa días, más la retirada del carné de cuatro años.