Javier Collado

Dobuss

El presidente de la República de Irlanda, Michael Daniel Higgins, y su esposa Sabina, viajaron a Gran Canaria con la compañía Ryanair, utilizaron asientos de clase turista, como cualquier ciudadano corriente de su país, y se alojaron en el hotel Beach Club de San Agustín, sin demandar protocolo oficial y excepcionales medidas de seguridad.

Higgins, que disfrutó de un corto periodo de descanso en el sur de la isla, a donde llegó el pasado viernes para coger el sol y celebrar la entrada del nuevo año, quiso que sus vacaciones fueran totalmente privadas, por lo que no aceptó que se le organizara un acto de recepción ni ningún otro tipo de evento oficial. El mandatario prefirió pasar lo más desapercibido posible, aunque no pudo evitar que algunos conciudadanos se le acercaran con la intensión de hacerse una foto o simplemente saludarlo.

Quienes viajaron en el mismo vuelo de la compañía irlandesa se vieron gratamente sorprendidos al descubrir que compartían el viaje a Gran Canariacon el mismísimo presidente del país, una cuestión que ha tenido su repercusión en la prensa de la capital, Dublín, en la que han asegurado que Higgins no ha utilizado el avión privado Learjet del Gobierno, que está a su disposición de forma permanente, porque el presidente quiere que sea para traslados oficiales, pero no para vacaciones ni asuntos que tienen que ver con su vida privada.

Michael Daniel Higgins hizo lo que muchos de sus compatriotas: elegir el sur de Gran Canaria para pasar sus vacaciones en invierno, un destino que sigue siendo el preferido de los irlandeses. El mercado irlandés en 2017 aumentó un 9,7%, y superó los 80.000 turistas. Las perspectivas apuntan que se mantenga este incremento de visitantes con el refuerzo de las campañas de promoción realizadas por el Patronato de Turismo de Gran Canaria.

Actualmente, Gran Canaria está conectada con Irlanda a través de 10 vuelos semanales operados por las compañías Aerlingus, Thomson Airways y Ryanair. Ocho de ellos operan desde Dublín y otros dos tienen como base la ciudad de Cork.