Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

La San Silvestre vallecana, la mítica carrera profesional y popular que todos los años, el 31 de diciembre, congrega a miles de personas en el barrio madrileño tendrá en esta edición dos participantes muy especiales. Se trata de Luis y su nieta, Tania, de tres años, una de las dos personas que sufren síndrome de Gand en España, una enfermedad genética que apenas padecen cien personas en el mundo.

El síndrome de Gand afecta a la movilidad y que provoca que Tania no pueda hablar. Sin embargo, su abuelo hará la totalidad de la carrera empujando su carrito con el objetivo de darle visibilidad a la enfermedad. «Me ha demostrado que las personas no tienen límites, nos los ponemos nosotros», comentaba Luis hace unos días en un reportaje de Telemadrid.

«Se me ocurrió correr la San Silvestre y dar a conocer esta enfermedad», añadió Luis, quien espera que su iniciativa sirva para concienciar a todo el mundo de este tipo de enfermedades poco habituales.