Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

CBN. La importancia de la presencia de desfibriladores en zonas públicas y concurridas se confirma como una medida de protección muy eficaz para situaciones de emergencia en infartos y crisis cardíacas.

Se ha puesto de manifiesto en una situación critica padecida por J.M.B., vecino de Burriana (Castellón), de 69 años, que sufrió un infarto mientras realizaba una ruta ciclista con unos compañeros.

Al parar bajo el puente de la N-340, en el límite de los municipios de Moncofa y Xilxes, se sintió indispuesto, y al advertir la gravedad de la situación, sus compañeros procedieron a llamar al 112, personándose la Policía Local con un desfibrilador con el que actuaron inmediatamente sobre el individuo afectado.

También le practicaron masajes de reanimación hasta que terminaron por llegar los Servicios de Emergencias del SAMU, que lo estabilizaron.

El Ayuntamiento de Moncofa fue uno de los primeros Consistorios Locales en adquirir desfibriladores automáticos, contando con cinco en total, procediendo a la formación de los agentes de la Policía Local en su manejo y en la aplicación de los mensajes de reanimación.

J.M.B estuvo cerca de un mes en el hospital y fue intervenido colocándole tres by-pass, estando actualmente inmerso en un proceso de convalecencia, lo que indica la gravedad y la importancia de la providencial intervención de los Agentes.