Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Durante el pleno extraordinario celebrado en la mañana de hoy, viernes 28, el Ayuntamiento de Córdoba, con la alcaldesa Isabel Ambrosio a la cabeza, ha planteado una nueva legislación en torno al plato cordobés por excelencia. La idea es que Córdoba cuente a partir de enero con una ley de protección al flamenquín. 

El plato gastronómico por excelencia de Córdoba es un empanado que se hace en forma de rulo envolviendo la carne con el jamón. No se sabe con exactitud de donde proviene su nombre, pero se cuenta que lo recibió por su color, rubio como los flamencos que llegaron acompañando al emperador Carlos V (color dado por el rebozado con huevo batido). Sus componentes originales fueron el escalope de ternera cortado muy fino y relleno de jamón serrano y rebozado con huevo y pan rallado. Con el tiempo, el escalope de ternera ha sido sustituido en la mayoría de locales por filete de cerdo o de pollo.

Por este motivo el Ayuntamiento de Córdoba creará dicha legislación para evitar que se le añadan otros productos que no sean los originales. Tales como chorizo, huevo duro, pimientos, setas, queso e incluso langostinos.

Ambrosio ha asegurado que de esta forma los cordobeses «solo podrán degustar el verdadero flamenquín sin tener que soportar una mezcla tan variopinta como rara”. Varios chefs de cocina tradicional de la capital están de acuerdo con dicha iniciativa. Por otra parte, chefs como Paco Morales o Kisko García tienen opiniones contrarias desde el punto de vista de la cocina vanguardista. Veremos a ver que ocurre con una legislación tan necesaria como contradictoria en nuestra ciudad.