Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Un niño alemán de nueve años llamó a la policía de su ciudad para quejarse de los regalos que había recibido el día de Navidad. Los agentes acudieron a su casa para confirmar la denuncia presentada. El menor decidió llamar el martes al número de emergencias de la policía para dejar constancia de que no le habían traído los regalos que él había pedido.

Explicó a los agentes que no recibió nada de lo que pidió. «Los agentes llegaron y encontraron a un niño muy enfadado», cuenta el portavoz de la policía loca, citado por el diario alemán ‘Nordwest Zeitung’.

En un día de poco trabajo en la comisaría, los agentes decidieron acudir a la llamada y decidieron asistir a la casa del niño para verificar que no había recibido nada de lo que ponía en su lista. Por lo que los policías decidieron recurrir a la mediación familiar. Los agentes llegaron a la conclusión de que Papa Noel había confundido su lista de regalos con la de otro niño.