Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Una madre, Angélica González, desesperada porque su hijo no respondía a sus llamadas, encontró unos aliados peculiares para cumplir su cometido y que su hijo no se quedara dormido antes de un viaje de vuelta a casa por Navidad. El chico, de Burgos, tenía que coger un autobús a las 8.00 de la mañana en Granada para regresar a su casa.

Su madre había quedado en llamarle por la mañana temprano, a las 6.30 horas, para que no se quedara durmiendo. Pero para su zozobra, el chico no le respondió a las llamadas ni a los whatsapps. Preocupada, no se le ocurrió otra cosa que llamar a Tele-Radio Taxi Granada para pedir ayuda. Aunque al principio la operadora le dijo que no podían hacer nada, finalmente se apiadó de la desesperación de la madre y dio aviso para que un conductor se acercara a la dirección del joven, proporcionada por la madre.

Finalmente, las llamadas al timbre del taxista al piso del menor hicieron que éste se despertara y viera las llamadas perdidas. Quedaba poco más de media hora para que saliera su autobús. Por fortuna, pudo llegar justo a tiempo para emprender el viaje de regreso a Burgos. La madre, que narró toda la historia en Twitter, ha manifestado su deseo de recompensar a la operadora y al taxista con unas morcillas de Burgos.