Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. El complejo sanitario Reina Sofía de Córdoba ha dado un paso más en la protección del medio ambiente implantando recientemente un sistema de segregación de envases ligeros.

Para ello, la Unidad de Gestión Ambiental ha finalizado la puesta en marcha de este circuito en la unidades de diálisis, anatomía patológica, cocina, lavandería, lencerías, cafeterías y limpieza, así como en el club periférico de diálisis.

El proyecto consiste en separar botellas de plástico de agua y refrescos, latas de bebidas y de conserva, brick de batido, zumo y leche y garrafas de productos de limpieza, entre otros, entregándolo a un gestor autorizado para la recuperación de sus componentes de tal manera que vuelvan a formar parte de productos de nueva fabricación como materia prima.

En una fase posterior, esta recuperación se implantará en todas las unidades del complejo hospitalario. Para la adecuada contenerización de los mismos, el hospital ha instalado en el punto limpio una nueva compactadora (contenedor que compacta) de envases ligeros, junto a la de inertes y cartón que ya existen.