Javier Collado

Supermercados Piedra

Dobuss

Elena Páez. El teniente de alcalde de Presidencia y Seguridad Ciudadana, Emilio Aumente, ha recordado este viernes el cumplimiento del Bando de Prohibición de venta, manipulación y uso de artificios pirotécnicos en vías públicas y privadas que establece sanciones de 100 a 601.012,10 euros por infringirlo además de la incautación del material objeto del mismo, y cuya firma se realiza tradicionalmente en fechas próximas a la Navidad en orden a “garantizar la seguridad ciudadana, así como la protección del libre ejercicio de los derechos y libertades reconocidos por constitucionalmente”.

Aumente ha explicado que el bando, firmado por la alcaldesa de la ciudad, Isabel Ambrosio, el pasado 9 de diciembre, se ha difundido en puntos estratégicos de la ciudad para informar de la prohibición de la venta ilegal, la manipulación y el uso de artículos pirotécnicos en espacios públicos o privados.

“Para utilizar pirotecnia por particulares habría que solicitar una autorización y no se va a dar ninguna autorización para eso; tampoco para la venta en vía pública de este tipo de mercancía”, ha asegurado Aumente, para apelar seguidamente a la responsabilidad de la ciudadanía, ya que “el uso de artificios pirotécnicos en Navidad y otras fiestas populares, genera riesgos tanto para los vendedores, como para los usuarios esporádicos, así como molestias y perturbaciones psicofísicas para los vecinos y animales del entorno urbano”.

Tras recordar que el Consistorio volverá a ser “muy estricto” en el cumplimiento del bando de artificios pirotécnicos, Emilio Aumente ha valorado positivamente la reducción registrada desde 2015 en cuanto a sanciones por el uso de petardos, puesto que el pasado año y el precedente serían en torno a tres o cuatro las personas a las que la Policía Local tuvo que multar por ese motivo.

El Banco recoge, en primer término, que “se hará cumplir taxativamente la Ley 13/1999, de 15 de Diciembre, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de Andalucía, el Real Decreto 989/2015 de 30 de Octubre por el que se aprueba el Reglamento de Artículos Pirotécnicos y Cartuchería, y la Circular de 25 de Noviembre de 2014 de la Delegación del Gobierno en Andalucía, sobre venta y uso de pirotécnicos”.

En el punto segundo dicta “evitar la manipulación y uso, sin la autorización administrativa pertinente, de cualesquiera artificios pirotécnicos, entendidos, tal y como se definen en el Artículo 4 del precitado Reglamento de Artículos Pirotécnicos y Cartuchería, en las vías y zonas de dominio público y privadas, y establecimientos públicos, especialmente los conocidos como petardos”. Y se “recuerda que, incluso en los lugares autorizados, está prohibido el uso de los artículos de las categorías F1 y F2 a menores de 12 y 16 años, respectivamente, y de la categoría F3 a menores de 18 años”.

El tercer punto señala la necesidad de “comprobar que los establecimientos expendedores de artificios pirotécnicos cuenten con la autorización expresa del Delegado del Gobierno correspondiente, de conformidad con los prevenido en el artículo del Reglamento 124 de Artículos Pirotécnicos y Cartuchería, sin perjuicio de cualesquiera otras licencias autonómicas y/o locales que legalmente sean exigibles para este tipo de comercio. Si no contaren con la misma, o la poseía no ampararen el mencionado comercio, se denunciará y evitará su venta, con la advertencia de que se le incoará expediente revocatorio de la Licencia Municipal de Apertura del establecimiento comercial o de uso común especial.

“La tipificación de las infracciones por el incumplimiento de estas normas se encuentra contemplada en los Artículos 195 a 197 del Reglamento de Artículos Pirotécnicos y Cartuchería, y serán sancionadas con multas de 100 a 601.012,10 euros, la incautación del material objeto de la infracción y la suspensión de la actividad o cierre del establecimiento hasta cinco años o superior, hasta el restablecimiento de las medidas de seguridad. También se dará cuenta a las autoridades administrativas y Judiciales competentes para exigir otras responsabilidades que en derecho procedieren”.

El bando concluye afirmando que “desde esta Alcaldía se confía en que la ciudadanía cordobesa compartirá y cumplirá lo recogido en el presente bando, en beneficio de toda la sociedad cordobesa, evitando de esta forma que se tengan que imponer sanciones no deseadas”.