Javier Collado

Dobuss

Un varón de 36 años, de Rotterdam, ha sido sancionado con 200 euros por intimidar a dos grupos de mujeres en 2017. Es la primera multa de estas características después que algunas ciudades holandesas hayan decidido penalizar el acoso verbal de índole sexual en la calle.

«Hola chicas. Sois muy guapas. ¿Qué hacéis?». «Cielo, ¿ya te vas? Quédate un rato conmigo». «Preciosa, eres muy atractiva». Estas habrían sido las palabras con las que el sancionado se habría dirigido a un grupo de mujeres el pasado verano, y que habrían motivado la multa.

Durante el juicio, el hombre, se ha defendido diciendo que «solo eran cumplidos y que no sabía que era delito». Las multas pueden ascender a 4.100 euros o tres meses de cárcel, y las denuncias pueden hacerse también a través de una aplicación para teléfono móvil, denominada StopApp.

En este caso, la normativa de sancionar los comentarios fuera de tono que van especialmente dirigido a mujeres, homosexuales y transexuales, contempla una multa de 200 euros, que el sancionado no deberá abonar si no reincide en los dos próximos años.