Efectivos de la Guardia Civil inspeccionan el paraje La Mimbrera/ Imagen: EFE- Julián Pérez

Javier Collado

Dobuss

El cuerpo de Laura era localizado en una zona cercana a un pantano, a unos cinco kilómetros de la casa que había alquilado en El Campillo. Así terminaban cinco días de búsqueda de la profesora zamorana de 26 años que desapareció el pasado miércoles tras salir a hacer deporte.

Precisamente fue un voluntario quien encontró ropa en una zona de matorrales y avisó a la Guardia Civil. A menos de 200 metros de ese punto, estaba el cadáver de Laura. Un tatuaje en su torso ha sido clave para poder identificarla.

A Laura se le perdió la pista el pasado miércoles, sus padres fueron quienes alertaron de su desaparición, no había ido a trabajar y nadie de su entorno conseguía contactar con ella. Tras un registro en su casa, todo apuntaba a que había salido a correr ya que faltaba ropa de deporte y algunos objetos personales.

En las próximas horas se practicará la autopsia que podría esclarecer las causas de la muerte. Ahora la unidad de inspecciones oculares esta buscando, cualquier vestigio, resto de ropa o muestra biológica. Tanto de la joven profesora, como de cualquier persona que haya tenido contacto con ella.

El cuerpo se encontró en un paraje que ya había sido rastreado en días anteriores, pero por voluntarios. Los investigadores descartan el accidente y sospechan que el cadáver ha sido trasladado.

Todos los vecinos de su calle han sido interrogados. No se descarta además que alguno vuelva a serlo, también se han localizado a los dos hermanos con antecedentes penales por la muerte de dos mujeres.

Amante del deporte, le gustaba salir a correr. Es lo que hizo precisamente el pasado miércoles. Salió de su domicilio con ropa deportiva para hacer running y desde entonces no se volvió a saber nada de ella. Ante su desaparición, se inició un amplio dispositivo de búsqueda y, aunque desde el primer momento la Guardia Civil no ha descartado ninguna hipótesis, no contemplaba la marcha voluntaria de esta chica.

Es curioso una de sus últimas actividades en redes sociales. «Te enseñan a no ir sola por sitios oscuros en vez de enseñar a los monstruos a dejar de serlo, ESE es el problema». Es el texto del último retuit que hizo Laura Luelmo en su perfil de la red social, y revela muchos rasgos de su personalidad. Joven, de 26 años, y con ganas de comerse el mundo, como lo demuestra que decidiera dejar Zamora y trasladarse a El Campillo, en Huelva. Dijo ‘sí’ a una nueva oportunidad profesional como maestra suplente de plástica en un instituto de Nerva.