Puente Romano Córdoba.

Javier Collado

Dobuss

Los hoteles de la capital cordobesa esperan alcanzar una ocupación superior al 75 por ciento, entre cinco y diez puntos menos en la provincia, para los puentes navideños, que constituyen desde el viernes al lunes antes de Navidad y los mismos días antes de Año Nuevo, mientras que en los establecimientos de restauración se llega al lleno durante este fin de semana e igualmente el próximo.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Córdoba (Hostetur), Francisco de la Torre, ha destacado que los día de mayor ocupación se darán en torno a Nochevieja, mientras que el resto de días de Navidad estará sobre el 65 por ciento en global, con estimaciones a una semana de celebrarse.

No obstante, ha resaltado que al computar solo los fines de semana de estas fechas se prevé alcanzar entre un 75 y 80 por ciento, mientras que en la provincia destacan los alojamientos rurales con reservas de familias. En palabras del representante del sector, «las comidas de empresas por Navidad salvan el mes de diciembre, que siempre es muy complicado».

Las comidas de empresa se celebran desde el pasado jueves al sábado y los mismos días de la próxima semana, para dejar paso tras ello a las reuniones familiares, que también supondrán un alto grado de ocupación en los restaurantes de la capital, aunque no como las cifras que se anotan para las citas de empresas, con llenos para viernes y sábados en muchos establecimientos.

Mientras, De la Torre ha comentado que «el mes de diciembre al final en los hoteles a duras penas se va a llegar a los datos del año pasado», con cifras cercanas al 80 por ciento, aunque el puente de la Constitución y la Inmaculada ha sido «magnífico», tanto en los hoteles, como en los restaurantes.

En cualquier caso, ha aseverado que el balance del año 2018 es «positivo», porque la declaración de Medina Azahara como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco «se ha notado desde el mes de septiembre», a la vez que ha apuntado al «nivel tan alto» de la oferta gastronómica de Córdoba, algo que supone ser «punta de lanza» en ese aspecto, ha elogiado, recordando asimismo el valor de la Mezquita-Catedral.