Javier Collado

Dobuss

CBN. Fomento del Turismo de Mallorca ha reconocido públicamente al ciclista alemán Daniel Thielk su heroica labor de rescate de la pequeña Úrsula en las pasadas inundaciones de la isla mallorquina, concediéndole la Medalla de Oro de la institución.

Ocurrió el pasado 9 de octubre en Sant Llorenç.

«Estaba refugiado en una pequeña cabaña cuando comencé a escuchar chillar a la pequeña», relató a Diario de Mallorca Daniel Thielk.  Bajo la lluvia, que no daba tregua, y en una noche oscura, Thielk sacó como pudo a la pequeña del agua. «La niña estaba aterrorizada». » Intenté tranquilizarla y le dije que todo iría bien», recuerda. Aunque no fue fácil, informó Thielk, porque solo habla alemán.

Durante tres horas ambos se refugiaron en una pequeña cabaña  mientras la tormenta no cesaba. «La niña estaba temblando y le presté mi sudadera». Thielk señaló que la niña no se separaba de él. «La abracé fuerte y no la solté hasta que vinieron los servicios de Emergencias», indicó. La pequeña, de siete años, se quedó dormida entre sus brazos, atemorizada por lo acaecido. Los relámpagos iluminaban la noche y descubrían el desastre natural: coches inundados, ramas esparcidas y agua por todo.

El cicloturista alemán ha recogido el premio acompañado de David Robinson, padre de la pequeña Úrsula y de Arthur, y de Bel Lliteras, tía de la niña.

Un abrazo y unas emotivas palabras certificaron la amistad de por vida entre David Robinson, marido de Joana Lliteras y padre de Arthur, fallecidos en las inundaciones y el cicloturista Daniel Thielk.

«Gracias a él tenemos viva a Úrsula. Es un honor estar hoy aquí». Así valoró una vez más David el gesto de Daniel. Tras la catástrofe, la familia no paró hasta encontrar al cicloturista y poder así agradecerle en persona su hazaña. Finalmente lo encontraron y desde entonces se ha forjado una amistad inquebrantable.