Javier Collado

Dobuss

Tiene 21 años y no conoce como luce el mar, lo único que sabe es que no hay otro lugar donde se sienta más realizada y plena. Así lo expresa la española Carmen López, a quien sin importarle su invidencia, combina su instinto y las indicaciones que le da su entrenador, para convertirse en la primera  atleta en esas condiciones en su país, en ingresar al Campeonato Mundial de Surf Adaptable que tiene lugar en La Jolla,  California EE. UU.

Entrenando y esperando por olas imponentes en las playas de Viscaya, López está mentalmente preparada para competir.  López nació con un glaucoma congénito y perdió la visión por completo cuando era una niña, pero eso nunca la detuvo para practicar deportes como el patinaje artístico o la equitación, y ahora el surf.

Su entrenador considera que ella tiene un instinto natural y un buen equilibro. Él, quien nada a su lado cuando López surfea, se convierte en sus «ojos» al avisarle cuando una ola se aproxima. La joven busca inspirar a otras personas con discapacidades a desafiar sus limitaciones y vivir una vida plena, en la que se atrevan a probar y practicar deportes extremos.