Javier Collado

Dobuss

CBN. La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha dicho que «la ciudad de Córdoba tiene que hacer oír su voz de una vez por todas si queremos acabar con la brecha de desempleo y de renta por habitante que nos separa de otros territorios más desarrollados».

Según Ambrosio, «es una realidad demostrable que Córdoba no ha recibido las inversiones que le correspondían por su población o por el tamaño de su municipio, sino que siempre han sido notablemente inferiores, y que esto hace muy difícil que acabemos con las altas cifras de desempleo y los bajos niveles de renta en comparación con otros territorios».

Para la alcaldesa de Córdoba, «esta es una situación que hay que denunciar le pese al que le pese, porque los cordobeses y las cordobesas no pueden seguir esperando soluciones que no acaban de llegar».

En este sentido, Ambrosio ha afirmado que «los primeros que nos tenemos que poner frente a un espejo somos los grupos políticos del Ayuntamiento de Córdoba, porque no se puede pretender conseguir las cosas únicamente presentando mociones en el pleno municipal».

Así, la alcaldesa ha asegurado que «asume esta autocrítica en primera persona y que, por tanto, tiene que ser la primera en reclamar con mucha más firmeza si cabe, al Estado y a la Junta de Andalucía, lo que a Córdoba en justicia le corresponde».

En la misma línea, Ambrosio reiteró que «Córdoba no quiere ser más que nadie, y tampoco menos que nadie, pero que para poder ser igual que el resto necesitamos más recursos que otros territorios que están más desarrollados, ya que nadie puede creer que solo con los recursos que tiene el Ayuntamiento de Córdoba podemos solucionar los problemas que padece la ciudad».

La alcaldesa ha afirmado que «la cercanía o no de unas elecciones no puede ser la excusa para no hacer nada, y menos aún cuando llevamos tres años reconstruyendo lo que otros deshicieron en el Ayuntamiento de Córdoba».

Según Ambrosio, «la reforma de la administración local y los recortes impuestos por el Partido Popular durante el mandato de Mariano Rajoy, desmantelaron los Ayuntamientos de toda España, quitándoles recursos humanos, competencias, y capacidad de gasto, además de complicar enormemente los procedimientos administrativos».

En Córdoba, ha dicho la alcaldesa, «el Partido Popular, tras cuatro años de mandato, dejo el Ayuntamiento atado de pies y manos, con la plantilla de personal mermada y los servicios públicos al borde de la privatización, y hemos tenido que dedicar muchas horas de trabajo y esfuerzo para revertir esta situación, para poner el Ayuntamiento al servicio de las personas y lograr que Córdoba se ponga en marcha».

En consecuencia, Ambrosio cree que «no vale que los mismos que provocaron esta situación ahora me digan que no puedo alzar la voz en defensa de los intereses de Córdoba».

Por último, la alcaldesa está convencida que «hay grupos políticos y agentes económicos y sociales que, más haya de las disputas políticas, están comprometidos con la ciudad y que van a echar una mano con el objetivo de que Córdoba siga avanzado, por lo que se reunirá con cada uno de ellos para que, en condiciones de igualdad, alcemos todos juntos la voz y coloquemos a Córdoba en el lugar que le corresponde».