Javier Collado

Dobuss

CBN. La obstinación del alcalde de Vigo, el ex-ministro Abel Caballero por hacer de Vigo una ciudad de visita obligada en Navidad así como la extraordinaria solvencia técnica y artística de la empresa de Puente Genil (Córdoba), Iluminación Ximénez, han conformado un potente binomio que está haciendo que se hable de la ciudad gallega sólo por su espectacular alumbrado.

Vigo ha visto multiplicar las visitas turísticas nacionales y extranjeras de forma significativa y es un tema que se habla en la calle con orgullo por parte de los propios vigueses.

Ha habido que reforzar el transporte público y reabrir el parking de La Plaza de Portugal y en el pasado puente de la Inmaculada las plazas hoteleras se han agotado y Renfe ha llenado todos los trenes, teniendo que habilitar incluso autobuses.

Se forman grandes colas en las calles céntricas y es habitual que el público se agolpe a hacerse selfies delante del gran árbol de la Porta do Sol, de la Megabola de Urzáiz o el muñeco de nieve de La Alameda

Fuente: Turismo de Galicia.

Los comerciantes, por su parte, muestran su entusiasmo por el incremento de visitantes en sus tiendas, y por el gran consumo y gasto generado ya que los turistas, a diferencias de los residentes, visitan las tiendas gastando dinero, al formar parte de la rutina del viaje y de contar un presupuesto para ello.

Según informa el Faro de Vigo, «los comerciantes también están viviendo buenos días de ventas, sobre todos los que tienen sus negocios en la zona de Príncipe o Gran Vía, donde está colocado el gran regalo luminoso.
«Ayer entraron sobre 1.000 personas a la tienda y es todo debido a las luces». Se nota que vienen extranjeros porque tuvimos que comunicarnos mucho en inglés y las ventas son espectaculares, porque llevamos un ritmo muy cercano al que se da en fechas más navideñas», relata Jorge, empleado de la tienda de zapatillas deportivas Dooers.
A Noelia y Rebeca, de la tienda de decoración Mandarina Home, también les faltan manos para atender a la clientela. «Entran en la tienda 200 personas diarias. Se nota más afluencia de gente que años anteriores, y de distintos sitios como Ferrol, Madrid, Castilla y León y Portugal», afirman, según recoge el Faro de Vigo.