Archivo.

Javier Collado

Dobuss

Dos residencias de Galicia ofrecen 260 plazas para que las personas que no tienen compañía en las fiestas navideñas puedan disfrutarlas en sociedad.

Se ofertan hasta 15 y 16 días, amplían hasta después de Reyes, para aquellos ancianos que estén interesadas en vivir las fiestas con atención y compañerismo. Esta iniciativa también se lleva a cabo en varios centros de Valladolid.

Muchos porque no tienen familia o han enviudado, y otros porque se ven mayores para viajar. Gracias a iniciativas como estas, este año la Navidad gana la batalla a la soledad. La idea es que no les falte nada sobre la mesa pero tampoco en la silla de al lado.